Animales

Estudio revela que gracias a acuerdos de conservación se salvaron 48 especies

La investigación se basó en 17.046 especies de aves y mamíferos amenazadas y encontró que, con el control de invasores, la conservación del zoológico y la protección del hábitat, cerca de 32 especies de aves y 16 mamíferos se salvaron de desaparecer.

Crédito: AP / El Espectador

Crédito: AP / El Espectador

Gracias a un acuerdo global para proteger la biodiversidad, animales como el lince ibérico, el cóndor de California y el cerdo pigmeo se encuentran dentro de la lista de especies que habrían desaparecido sin programas de conservación en zoológicos y protecciones legales. Así lo señaló una investigación dirigida por científicos de la Universidad de Newcastle y BirdLife International.

El estudio, publicado en la revista Conservation Letters, se basó en un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza que señaló que las poblaciones de animales han desaparecido en un 68% desde 1970, pero reconoce los beneficios de acuerdos como el de la Convención de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (UICN), que entró en vigor en 1993, gracias a la cual se salvaron entre 21 y 32 aves y 16 mamíferos.

La investigación se basó en 17.046 especies de aves y mamíferos amenazadas, de los cuales 81 estaban dentro de la lista roja de la UICN. El grupo científico calculó la probabilidad que tuvo cada especie de extinguirse sin medidas de conservación.

Las aves analizadas en el estudio se salvaron gracias a el control de especies invasoras, la conservación del zoológico y la protección del hábitat. Por otro lado, la legislación y los esquemas de introducción a zoológicos ayudaron a los mamíferos. Un ejemplo de ello, es el caso de un loro en la Amazonia puertorriqueña que se había reducido a solo 13 individuos en 1975 y que gracias a un programa de conservación en un parque estatal se salvó de la extinción.

Para los investigadores del estudio, estos hallazgos muestran que se debe alentar las políticas públicas de conservación de biodiversidad porque, en efecto, pueden ayudar a detener las extinciones. “Solemos escuchar malas historias sobre la crisis de la biodiversidad y no hay duda de que nos enfrentamos a una pérdida sin precedentes de biodiversidad a causa de la actividad humana. La pérdida de especies enteras puede detenerse si existe la voluntad suficiente para hacerlo. Este es un llamado a la acción: mostrar la magnitud del problema y lo que podemos lograr si actuamos ahora para apoyar la conservación y prevenir la extinción”, dijo a The Guardian, Phil McGowan, quien codirigió el estudio.

Fuente