Las autoridades de Panamá han perforado más de medio millar de pozos en áreas agrícolas del país para hacer frente a una posible sequía este año, una situación que se prolonga desde 2019.

maciek-wroblewski-KXIh96hlO80-unsplash

Sequía prolongada en Panamá

El director de Ingeniería y Riego del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Concepción Navarro, informó este miércoles que en total se han perforado 507 pozos en varias regiones del país a fin de darle a los pequeños productores agrícolas “una herramienta para regar en tiempos de sequía”.

Se trata de apoyar una “agricultura sostenible o de consumo, a fin de permitir el uso ordenado del recurso hídrico”, para lo cual se construyeron además 23 nuevas represas, dijo Navarro.

En total, desde el 2019 al 2021 se perforaron un total de 1.333 pozos y 68 abrevaderos, indicó el MIDA.

Este 2022 se continuará dando respuestas a los productores que soliciten la perforación de pozos o construcción de abrevaderos “con énfasis en las regiones del arco seco o donde más se sufra la sequía”, afirmó Navarro.

Consecuencias para la agricultura

El llamado Arco Seco abarca las áreas de Capira-Panamá, Coclé, Herrera, Los Santos y parte de Veraguas, y es el territorio panameño con menor precipitación anual.

Según datos de FAO, durante el año agrícola 2015-2016 se perdieron en Los Santos (centro) unas 5.230 hectáreas de maíz, mientras que en otras 281 hectáreas no germinó la semilla del arroz por falta de agua.

En ese período, la sequía causó pérdidas superiores a los 72 millones de dólares en Panamá, de acuerdo con la información oficial.

Perforación de pozos de agua

En ese sentido, el jefe de Ingeniería y Riego del MIDA aseguró que cuentan con equipos de perforación a los que se da mantenimiento “constante y necesario”, para estar preparados y hacerle frente a “cualquier contingencia de la estación seca”.

Desde 2019 técnicos de FAO acompañan a técnicos del MIDA con un proyecto de Monitoreo de sequía Agrícola, que permitirá establecer mecanismos de alerta temprana, fortalecer los sistemas de producción y la confianza de los productores, según han dicho fuentes oficiales.

Se trata del Sistema del Índice de Estrés Agrícola (ASIS, por sus siglas en inglés) desarrollado por FAO, una herramienta que permite monitorear a nivel satelital la vegetación y el estado de los cultivos para determinar la afectación y el riesgo de sequía agrícola.

Noticias Relacionadas

Los hoteles de la sede egipcia de la COP27 deberán tener un certificado ecológico

Leer Nota

Un juez suspende el decreto de Bolsonaro que permitía construir en cavernas

Leer Nota

Megaiceberg A68 vertió 150 000 millones de toneladas de agua dulce al océano durante 3 años

Leer Nota

WWF pide a la Comisión que impida la legalización de cultivos en Doñana

Leer Nota