Medio Ambiente

Bristol será la primera ciudad británica en aplicar prohibiciones al diésel

La automóviles privados que consumen gasoil no podrán entrar en la zona central de esta ciudad inglesa a partir de marzo de 2021

bristol

Bristol, en el sudoeste de Inglaterra (535.000 habitantes), será muy probablemente la primera ciudad británica en aplicar una prohibición de circulación para los automóviles con motor diésel.

La nueva normativa ambiental que limitará el tránsito de vehículos que consumen gasóleo (gasoil) en Bristol ha sido aprobada esta semana -de forma provisional- por el ayuntamiento (Bristol City Council) de acuerdo con la reglamentación estatal de protección de calidad del aire y tras el resultado favorable de una consulta pública.

Si se confirman los pasos legales todavía pendientes de aprobación, la normativa entrará en vigor en marzo de 2021.

El alcalde de Bristol, Marvin Rees, ha defendido el proyecto de calidad del aire que incluye las limitaciones a los vehículos diésel afirmando que se trata de aplicar “un deber moral, ecológico y legal”.

Después de dar a conocer el propósito general de la normativa aprobada, el ayuntamiento de Bristol ha difundido alguno de los detalles en su página en internet.

La prohibición de circulación no será general sino que se limitará a la zona central de la ciudad y se aplicará solamente a los vehículos diesel particulares, especifica el ayuntamiento. Además, la prohibición no tendrá efectos por la noche (en concreto, la prohibición se extiende de las 7 de la mañana a las 3 de la tarde).

Los vehículos comerciales con motor diesel (taxis, autobuses, camiones...) podrán circular por esta zona de protección del aire previo pago de una tasa específica de entre 9 y 100 euros al día. Las autoridades locales han indicado que se pondrá en funcionamiento un sistema automático de detección de vehículos diesel (por identificación de matrículas) pero todavía no han detallado el régimen de sanciones que se aplicará en casos de incumplimiento de la normativa.

Bristol es una de varias ciudades británicas en los que se superan con relativa frecuencia los niveles s de contaminación del aire y el tráfico de vehículos diesel es una de las causas, según destacan esta semana las informaciones publicadas al respecto por diarios británicos como Independent o The Guardian .

Un estudio publicado por La Agencia Europea de Medio Ambiente calcula que la contaminación del aire provoca cada año en el Reino Unido unas 40.000 muertes prematuras, 23.500 de las cuales están vinculadas a la presencia en la atmósfera de óxidos de nitrógeno (en parte procedentes de los vehículos diesel).

Diversas ciudades británicas -incluida Londres- han elaborado o están en proceso de aprobación de normativas de control de la calidad el aire en las que se incluyen posibles restricciones para los vehículos diésel pero, por lo que se conoce hasta el momento, Bristol será la primera localidad en poner en práctica este tipo de restricciones.

Fuente