Animales

El futuro incierto del pingüino emperador

Algunos estudios apuntan que sus colonias podrían reducirse en más de un 50% hasta finales de siglo por la fusión del hielo marino antártico.

pinguinos

A principios de año un estudio revelaba que la segunda colonia de pingüinos emperador (Aptenodyptes forsteri) más grande de la Antártida, ubicada en la bahía de Halley, al norte del continente, estaba desapareciendo debido a que, en los tres últimos años, prácticamente no ha nacido ninguna cría. Esto hizo saltar todas las alarmas y puso de relieve que el futuro de la especie, una de las más emblemáticas del ecosistema antártico, es totalmente incierto.

La fusión del hielo marino antártico es la más grande de las amenazas que planean, a día de hoy, sobre la especie, pues estos pingüinos crían y alimentan aquí a su descendencia. Además, que haya menos hielo hace también que haya menos cantidad de alimento disponible, lo que obliga a los pingüinos a desplazarse más lejos para alimentarse.

Ante este escenario, expertos de la British Antarctic Survey (Reino Unido) se pusieron a revisar más de 150 estudios sobre la especie y su entorno y acaban de publicar los resultados de esta investigación en la revista especializada Biological Conservation . La conclusión más relevante del trabajo es que, si se quiere evitar que el pingüino emperador desaparezca, es necesario incrementar su grado de protección.

Por ello, los investigadores urgen a los encargados de actualizar la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN modificar el estado de conservación de la especie, hoy clasificada en esta lista como ‘casi amenazada’. En concreto, los autores del trabajo proponen catalogar al pingüino emperador como una especie ‘vulnerable’, que es la categoría que precede a las especies ‘amenazadas’.

“La tasa actual de calentamiento en partes de la Antártida es mayor que cualquier otra en el registro glaciológico reciente. Aunque los pingüinos emperadores han experimentado períodos de calentamiento y enfriamiento durante su historia evolutiva, las tasas actuales de calentamiento no tienen precedentes”, expone en un comunicado de la British Antarctic Survey Philip Trathan, el autor principal del trabajo.

Asimismo, el investigador apunta que desconoce cómo los pingüinos se adaptarán a la pérdida de hielo marino, esencial para la reproducción de la especie, pues acceder a tierra firme a través de las escarpadas formas costeras no será, lamenta el experto, tarea fácil para estas criaturas.

Estudios anteriores ya habían puesto de manifiesto la necesidad de incrementar el grado de protección de la especie al darse cuenta de que las 54 colonias de estos animales que existen en la actualidad se enfrentarán a importantes descensos de población -entre el 40 y el 99% en tres décadas- a finales de este siglo.

Por el momento la migración de la especie se erige como una solución al declive observado durante las últimas décadas, si bien debido a la velocidad a la que se está derritiendo el hielo, que los pingüinos se trasladen a lugares con mejores condiciones de hielo marino, no asegura su supervivencia.

Fuente