Animales

Costa de Marfil: Sin elefantes y sin marfil

Un nuevo estudio advierte del drástico descenso de poblaciones de elefantes en el país africano y de adoptar medidas urgentes para su conservación.

Crédito: Game Animals of the Past and Present

Crédito: Game Animals of the Past and Present

En la época precolonial Costa de Marfil seguramente albergaba una de las mayores poblaciones de elefantes de África occidental, lo que dio como resultado el nombre del país. Pero poco a poco estas poblaciones se han ido reduciendo hasta niveles alarmantes.

Un informe de realizados en 2011 por WWF y CITES ya alertaba que en 30 años el Parque Nacional de Taï, una de las mayores reservas de fauna salvaje y una de las últimas selvas primarias intactas de África, había pasado de ser el hogar de 800 elefantes a tan solo 189.

La pérdida de su hábitat, debido a la tala de árboles para hacer asentamientos humanos y explotaciones agrícolas, y la caza ilegal por el tráfico del marfil han sido las principales causas de este descenso en el número de elefantes en el país.

Se estima que a principios de la década de 1990 el número total de elefantes de la sabana y del bosque en todo el país era inferior a 360. En los últimos 10 años no se ha hecho ningún estudio exhaustivo de la población de elefantes en Costa de Marfil, y los que se habían hecho desde entonces no son muy fiables por no seguir un protocolo estandarizado.

Ahora un nuevo estudio, publicado en PLOS ONE y llevado a cabo por un equipo dirigido por Sery Gonedelé Bi de la Université Félix Houphouët-Boigny en Costa de Marfil, ha permitido tener información actualizada sobre la distribución y el estado de conservación de los elefantes de los bosques de Costa de Marfil. Los autores analizaron recuentos de estiércol, registros de conflictos entre humanos y elefantes, informes de los medios y datos de encuestas de entrevistas obtenidos desde 2011 a 2017.

Los datos extraídos han permitido saber que de las 25 áreas protegidas estudiadas solo se confirmó la presencia de elefantes en cuatro. Además, la densidad de elefantes en estas 4 áreas era baja o muy baja.

En la últimas décadas más de la mitad de las áreas protegidas se han convertido en campos de cultivo y asentamientos humanos y solo las áreas protegidas tienen niveles más altos de protección y, por tanto, una mayor probabilidad de albergar una población de elefantes.

Por desgracias, estas áreas protegidas también se han visto afectada por el tamaño de la población humana, la degradación del hábitat y la proporción de bosques convertidos en plantaciones de cacao.

Según los autores, se necesitan acciones de conservación agresivas, incluida la aplicación de la ley y el patrullaje de guardabosques, para proteger las poblaciones existentes de elefantes del bosque.

”La gran mayoría del área protegida de Costa de Marfil ha perdido todas sus poblaciones de elefantes como consecuencia de la falta de medidas de conservación. De las 25 áreas protegidas estudiadas, los elefantes de los bosques de Costa de Marfil están ahora confinados en pequeñas poblaciones en cuatro áreas protegidas”, alertan los autores.

Fuente