Tecnología & ciencia

Noruega: Construyen el primer gran túnel para barcos del mundo

La infraestructura, de 1,7 km de longitud, supondrá un importante ahorro en combustible y, por tanto, en emisiones de CO2.

Crédito: The Norwegian Coastal Administration

Crédito: The Norwegian Coastal Administration

Se trata de una vieja idea (la primera propuesta data del 1874), que el gobierno noruego rescató en el 2013 y que ahora se está llevando a la práctica.

El túnel Stad, de 1,7 kilómetros de longitud, ahorrará a las embarcaciones tener que dar la vuelta a la península del mismo nombre. Sin embargo, el ahorro de tiempo no es la justificación tras esta gran obra de ingeniería (se tardará más o menos lo mismo). El mal tiempo y la mala mar en la zona causan numerosos accidentes (con víctimas mortales algunos de ellos), además de cuantiosas pérdidas económicas. Con el túnel se persigue acabar con esta problemática.

Otra gran ventaja del túnel es el ahorro en combustible y, por tanto, en emisiones de CO2. Un estudio de Rolls-Royce estima que por cada 17 embarcaciones que pasen por el túnel en lugar de dar la vuelta se producirá una reducción de emisiones de 15 toneladas de media. Estas 15 toneladas equivalen a las emisiones de 14 coches que realicen 15.000 kilómetros al año.

Tampoco es casualidad que el túnel se construya en un país donde la industria naviera es la segunda por importancia, seguida de la industria petrolífera. La infraestructura, de 49 metros de altura y 36 de ancho, permitirá el paso de embarcaciones de hasta 16.000 toneladas, tanto de mercaderías como de pasajeros. Todo ello a cambio de un coste final de 1,7 billones de coronas noruegas (unos 170.000 millones de euros según el cambio actual). La finalización del túnel está prevista para el año 2023.

A pesar de que el túnel implica horadar toda una montaña a nivel de mar, no se trata de un proyecto de ingeniería extremadamente complejo, pero sí único en el mundo por su tamaño. “Existen túneles para embarcaciones, pero son más cortos y para embarcaciones mucho más pequeñas”, afirma Gerard Estanyol, del Col·legi d’Enginyers Tècnics d’Obres Públiques de Catalunya.

El de Stad ha sido calculado al detalle y previamente a su construcción se han realizado más de 18 estudios y numerosas pruebas. El director general del Instituto de Tecnología de la Construcción de Catalunya (ITEC), Francisco Diéguez, explica que “es una infraestructura parecida a un canal, como puede ser el de Suez o el de Panamá, con la diferencia aquí que se realiza dentro de una montaña”.

Tampoco es la primera vez que se aprovecha el interior de una montaña. Diéguez indica que “es habitual que las centrales hidroeléctricas como la de Sallente-Estany Gento utilicen los interiores de las montañas”.

Noruega está trabajando también en la construcción de la autovía más compleja del mundo. De más de 1.100 kilómetros de longitud, la nueva vía conectará todos los fiordos del país gracias a túneles, puentes flotantes y otras maravillas de la ingeniería por un coste aproximado de 40.000 millones de euros.

Fuente