Tecnología & ciencia

Encontraron más pruebas sobre el meteorito que acabó con 35 especies de grandes mamíferos

Los autores del trabajo han encontrado concentraciones anómalas de platino, abundante en objetos interestelares, en muestras de sedimento del mismo período glacial.

Crédito: © dottedyeti - Adobe Stock

Crédito: © dottedyeti - Adobe Stock

A lo largo de sus más de 4.500 millones de años de historia, la Tierra ha experimentado cinco extinciones masivas que han dejado el planeta con sólo un 10% de las especies que algún día existieron. La extinción masiva más conocida es la del Cretácico-Paleógeno, que ocurrió hace unos 65 millones de años y acabó con los dinosaurios.

Existen distintas hipótesis que explican qué ocurrió entonces, pero la más aceptada es la que sugiere que el declive de biodiversidad se debió al impacto de un gran asteroide que liberó una energía equivalente a 10.000 millones de bombas atómicas como la de Hiroshima y provocó extensos incendios forestales, lo que causó la desaparición de aproximadamente un 75 % de las especies.

Además, el impacto llenó de polvo la atmósfera y bloqueó la entrada de radiación solar, lo que hizo caer los termómetros y perturbó durante años los ecosistemas, al igual que ocurrió hace unos 12.800 años, en la última edad de hielo, cuando otro cambio climático brusco provocado por el impacto de un asteroide acabó con gran parte de la megafauna del planeta.

Esta última extinción masiva se explica con la hipótesis del cometa Clovis, postulada en 2007 por expertos de la Unión Geofísica Americana en Acapulco (México). Según esta teoría, descrita a partir del estudio de nano-diamantes encontrados a pocos metros de la superficie de la Tierra, el impacto de un cuerpo cósmico habría prendido fuego a vastas zonas de Norteamérica hace unos 13.000 años, lo que indujo a la desaparición de más de 35 especies de grandes mamíferos.

Desde que se discutió por primera vez, esta hipótesis ha sido objeto de críticas y dudas por falta de pruebas. Sin embargo, un estudio publicado ahora en la revista especializada Scientific Reports aporta nuevos datos de lo que ocurrió durante un episodio de la historia de la Tierra al que los expertos se refieren como ‘Younger Dryas’ en honor a la especie Dryas octopetala, una flor artico-alpina que creció en ese momento como consecuencia del descenso de las temperaturas.

Los autores, un grupo de arqueólogos de la Universidad de Carolina del Sur (Estados Unidos) reportan en su trabajo el hallazgo, en este mismo estado norteamericano, de polvo y restos de platino -que es muy abundante en algunos asteroides- en sedimentos del último período glacial.

Las concentraciones anómalas de este metal, halladas también en muestras de sedimento igual de antiguas de otros rincones del globo, y la presencia de microesferas de vidrio y de nano-diamantes, prueban que, tras el impacto, había suficiente calor y presión para fusionar materiales en la superficie de la Tierra. Otro indicador del impacto es la presencia de microesferas iridio, hallado también en sedimentos de hace 65 millones de años, cuando se produjo la extinción de los dinosaurios.

El hecho de haber encontrado concentraciones elevadas de este metal en varios puntos de la Tierra sugiere que no se produjo un único impacto, sino que fueron varios los que provocaron la extinción, tal y como explica Cristopher Moore, el autor principal del trabajo: “En los últimos años han aparecido documentos con datos similares de otros sitios que apoyan casi universalmente la noción de que hubo un impacto extraterrestre o una explosión de un cometa que causó el ‘Younger Dryas’”.

Fuente