Sustentabilidad

Nuevas apuestas ecológicas: Cucharas de té y delineadores cultivables

En los últimos tres años, la compañía danesa SproutWorld ha logrado vender 14 millones de sus "lápices plantables".

Crédito: SproutWorld

Crédito: SproutWorld

Esta compañía, de origen danés pero con presencia en 80 países y cuyo nombre significa literalmente “el mundo de los brotes”, patentó la idea de un lápiz sostenible, capaz de transformarse en una planta o verdura tras terminar su vida útil escribiendo o dibujando.

Así lo demuestra la prohibición de los utensilios plásticos de un solo uso que entrará en vigor en los países de la Unión Europea el año próximo y que ha llevado al consumidor a “demandar soluciones más sostenibles y ecológicas”.

Este lápiz, el único registrado con patente de sostenible y biodegradable, posee una cápsula que se disuelve en tierra húmeda y contiene semillas de hasta diez variedades diferentes, como la albahaca o la salvia, frutos como los tomates cherry o flores de margarita y nomeolvides.

De esta forma, “puede ser plantado en lugar de desechado como residuo”, lo que supone “un símbolo en un mundo cada vez más concienciado” con los problemas medioambientales.

Según los datos de esta compañía, a partir del tronco de un sólo árbol es posible fabricar 170.000 lápices de este tipo, que pueden dejar “un impacto positivo en el planeta” al ser plantados en lugar de acabar en la basura.

La buena acogida de esta idea ha llevado a SproutWorld a extender la iniciativa a útiles de otros sectores como por ejemplo unos delineadores de maquillaje sostenibles, que “también son plantables y con los cuales queremos limitar el impacto global de la industria cosmética” según Mynster.

Además, la compañía danesa ha desarrollado unas cucharas biodegradables con una bolsita de té ecológico incorporado que está libre de plástico y cuya composición exacta “es un secreto bien guardado”.

Se trata de un utensilio “pensado para ser usado fuera de casa” con objeto de “reducir el consumo de mezcladores de madera, unos útiles que sólo se usan unos segundos antes de terminar en la basura”.

Mynster ha indicado que el mercado español figura entre los cinco más importantes de una empresa que ha logrado incrementar sus cifras de facturación de productos ecológicos hasta los 2,5 millones de euros en 2018.

Fuente: EFEverde