Sociedad

Venezolanos salieron nuevamente a la calle a marchar contra el régimen de Maduro

#ALaCalleContraLaOscuridad. La emergencia, el peor corte de electricidad que afecta a este país de 30 millones de habitantes, mantiene intermitente el servicio en varios sectores, aunque hay zonas del interior sin luz desde el pasado jueves.

Crédito: AFP

Crédito: AFP

Venezolanos opositores, convocados por su líder Juan Guaidó, protestaron esta tarde de martes contra el régimen de Nicolás Maduro, en el quinto día de un apagón que dejó a oscuras a casi todo el país, sin agua ni comida.

"Convoco a todos los venezolanos a tomar las calles y avenidas más cercanas. El cese de la usurpación dependerá de nuestra movilización masiva y organizada en las calles", pidió Guaidó, jefe parlamentario reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países liderados por Estados Unidos.

La emergencia, el peor corte de electricidad que afecta a este país de 30 millones de habitantes, mantiene intermitente el servicio en varios sectores, aunque hay zonas del interior sin luz desde el pasado jueves.

La situación tienda a hacerse más tensa. Algunos saqueos se han registrado en Maracaibo (noroeste) y aisladamente en Caracas. El pasado fin de semana, la AFP observó un grupo de civiles armados en motos en el este capitalino.

Maduro empezó la distribución de comida, agua y asistencia a hospitales, donde según Guaidó murió una veintena de personas, mientras que la ONG Codevida dice que fallecieron 15 enfermos renales por falta de diálisis. El gobierno afirma que no hay víctimas.

"Oí un concierto de disparos. Saquearon una panadería y luego en otro local robaron cauchos (llantas). Temprano, vi gente en cola por un kilo de arroz. Los distribuidores hacen tiros al aire para organizar las colas. Mucha tensión", dijo a AFP Alberto Barboza, de 26 años, en Maracaibo, ciudad petrolera.

El apagón colapsó el suministro de agua, ya de por sí deficitario, porque las bombas de los tanques requieren energía para funcionar. Ante ello, muchos intentan aprovisionarse en supermercados o fuentes naturales.

En Caracas, en una medida desesperada, un grupo de personas bajó al canal del contaminado río Guaire para recoger agua en una bocatoma ubicada a un costado. "Tenemos la garganta seca", gritaron a militares que los desalojaron.

Algunos no tienen más remedio que pagar en dólares el agua o la comida. En un país donde hay escasez de dinero en efectivo, la más mínima compra se paga con datáfonos, fuera de servicio por el apagón.

Calificando la situación de "calamidad pública", Guaidó decretó el lunes, con el aval del Congreso de mayoría opositora, estado de "alarma nacional" por 30 días, para pedir ayuda internacional en la superación de la crisis.

España, que apoya a Guaidó, ofreció este martes ayuda a Venezuela para solventar el gigantesco apagón, estimando que se debe a un sistema eléctrico "muy deteriorado".

En el decreto, el opositor pidió a los militares "abstenerse de impedir" las protestas y exigió "la inmediata suspensión" del despacho de petróleo a Cuba para evitar una escasez de gasolina en el país, donde ya hay largas filas en las estaciones de servicio ante el temor de que se agote.

Pero la aplicación del decreto es poco probable, pues Maduro cuenta con el apoyo de la Fuerza Armada y, salvo el Congreso, controla todas las instituciones.

Fuente