Sociedad

Reino Unido pide disculpas por exigir muestras de ADN a solicitantes de visas

El trámite se había convertido en obligatorio a pesar que de la ley indica que es opcional.

Crédito: TOLGA AKMEN/AFP

Crédito: TOLGA AKMEN/AFP

El ministro de Interior británico, Sajid Javid, se ha visto obligado a pedir perdón a los inmigrantes que durante los últimos meses han sido forzados a entregar muestras de ADN para poder obtener sus visas. Según ha confirmado el político conservador, a pesar de que el otorgar este tipo de pruebas está reconocido como un método opcional de demostrar parentesco con algún ciudadano británico para obtener el permiso de residencia temporal, desde junio de este mismo año se había convertido en un requisito.

En Reino Unido ya hablan de un "nuevo paso en la agenda del clima hostil propuesto por el Gobierno", y el caso habría afectado a un mínimo de 449 personas, entre ellas 51 ciudadanos afganos que trabajaron para el ejército británico. "Hoy quisiera aprovechar la oportunidad para disculparme con aquellos que se han visto afectados por este procedimiento", ha lamentado Javid en la Cámara de los Comunes.

Además, el ministro 'tory' ha asegurado que se ha creado un equipo de trabajo para atender a todo aquel que sienta que ha sido forzado a entregar muestras de ADN, a la vez que ha asegurado que se llevará a cabo una investigación para asegurarse de que el Ministerio del Interior está "preparado para el mundo moderno". "Estoy seguro de que en el sistema de inmigración trabajan personas altamente comprometidas, pero debemos estar seguros de que las estructuras y los procesos que utilizan son los adecuados para el mundo moderno y para el nuevo modelo que llegará una vez que abandonemos la Unión Europea", ha explicado. "Voy a revisar las estructuras y los procesos más ampliamente para asegurarme de que son justos y humanos, aunque todavía tengo que decidir de qué forma se va a llevar a cabo esa evaluación".

La mayoría de los casos identificados forman parte de la llamada Operación Fugal del Home Office, que desde abril de 2016 intenta detectar el fraude que se intenta cometer en las solicitudes de visa por motivos familiares y de asilo en base a los derechos humanos. Según se ha podido saber, se llegaron a mandar 398 cartas que informaban al receptor de que debía aportar pruebas de ADN si no quería ver su solicitud rechazada.

El problema llega justo en un momento crítico en el que, si bien Theresa May parece haberse afianzado en su crucial reunión con el resto de la cúpula de su partido, la Unión Europea comienza a lanzar señales de hartazgo ante la división de los ingleses en las negociaciones. De hecho desde Bruselas ya han asegurado que, o se llegaba a un pacto en cuanto a la frontera de Irlanda, o directamente no habría acuerdo para la salida del país de la comunidad. Por eso ha sido tan importante para el ejecutivo británico salir al quite este de un escándalo migratorio que amenazaba con volver a levantar sospechas entre los socios europeos entorno a uno de los temas más importantes, pero ya teóricamente casi cerrado, de las negociaciones.

Javid ha asegurado que en cuanto tuvieron conocimiento del problema se pusieron manos a la obra con la investigación, y que ya se han dado órdenes de compensar económicamente a todos aquellos que se vieron forzados a aportar este tipo de pruebas. "Más allá del número de personas que se hayan visto afectadas, una ya es demasiado. Estoy decidido a llegar hasta el fondo de este asunto para saber cómo y por qué hay algunas personas que se han visto obligadas a entregar este tipo de pruebas".

Fuente