Sociedad

Polémica subasta en Estados Unidos para cazar con la familia de Trump

El grupo conservacionista Humane Society denuncia la caza promocionada por la familia del presidente y la exposición de ‘trofeos’ de la convención de cazadores.

Crédito: auction.safariclub.org

Crédito: auction.safariclub.org

De momento no ha sido difundido el nombre ni otros detalles de los ganadores de la subasta.

Sólo se sabe que pagarán un total de 340.000 dólares (313.480 euros), a razón de 150.000 dólares por personas más tasas, por participar en una safari de caza de ciervos en Alaska.

El gancho principal de la cacería no son los animales (en concreto, cada cazador podrá matar dos venados de cola negra de Sitka), ni el lujoso barco en que se hospedarán los participantes durante una semana, ni los magníficos paisajes de la costa de Alaska que visitarán...

El motivo principal del precio de esta cacería es la participación en ella de Donald Trum Jr. (hijo mayor del actual presidente de Estados Unidos) y Kai Madison Trump, de 12 años de edad, hijo de Trump Jr.

El precio de estas dos plazas para el safari con los Trump quedó fijado la semana pasada en la subasta organizada por el Sable Dream Hunt en el marco de la convención anual del Safari Club International, en Reno (Estados Unidos). La oferta de salida de la subasta era de 15.000 dólares (tasas y impuestos aparte).

La organización de defensa de los animales Humane Society International / Estados Unidos ha denunciado en las últimas semanas, en diversas notas informativas y en mensajes en redes sociales, tanto la cacería auspiciada por los Trump como el conjunto de actividades que se llevaron a cabo en la convención del Safari Club International.

En concreto, en una de sus más recientes denuncias públicas, Humane Society asegura que después de hacer una “investigación encubierta” (es decir, animalistas que entraron en la convención sin dar a conocer su filiación) “descubrió que en la convención celebrada en Reno se vendían productos de animales salvajes como cinturones y botas hechos de elefantes, hipopótamos y rayas, que probablemente violan la ley de tráfico de vida silvestre de Nevada”.

“Entre los otros artículos a la venta estaban botas hechas de piel de jirafa (1.390 doláres) y piel de canguro (1.080 dólares), y viajes para cazar osos negros asiáticos, jirafas, elefantes, leones, hipopótamos y otros animales. Un proveedor dijo que cazar una jirafa cuesta “solo” 1.200 dólares porque tienen “demasiadas jirafas” y necesitan “deshacerse de los animales”, según las declaraciones recogidas por activistas de Humane Society.

Esta entidad de defensa de los animales también ha denunciado que “por segundo año consecutivo, el ‘investigador’ encontró en Reno una oferta de cacería de leones ‘en lata’, es decir, donde los clientes pagan para disparar a un león criado en cautividad, violando la propia prohibición de SCI que implementó en febrero de 2018”, según esta entidad.

Kitty Block, presidenta y directora ejecutiva de la Humane Society International en Estados Unidos ha asegurado que “esta convención no hace nada más que celebrar la violencia sin sentido hacia la vida silvestre; durante demasiado tiempo, el Safari Club International ha elegido beneficios y derechos de fanfarronear sobre la conservación, la ética y la ley, y ha estado tratando de convencer al público de que la exhibición de miles de trofeos, piezas y productos de animales muertos es de alguna manera beneficiosa para la conservación, esto tiene que terminar“.

Fuente