Sociedad

Monsanto pide repetir el juicio que le condena a pagar 289 millones de dólares

La agroquímica presenta sus argumentos este miércoles en San Francisco para revertir una resolución que abre la vía a miles de posibles reclamaciones.

Crédito: Reuters

Crédito: Reuters

La segunda parte de uno de los juicios del año puede comenzar este miércoles en San Francisco, en una audiencia en la que el gigante agroquímico Monsanto trata de escapar de una espectacular indemnización judicial. El caso, Johnson contra Monsanto, podría abrir la puerta a innumerables demandas contra la empresa por los supuestos efectos cancerígenos de productos utilizados en jardinería en todo el mundo.

El pasado 10 de agosto, un jurado popular condenó a Monsanto a pagar más de 289 millones de dólares a un hombre de 46 años llamado Dewayne Johnson que padece una forma de cáncer incurable. Johnson padece un linfoma no Hodgkin que le da una esperanza de vida muy corta. Según Johnson, el cáncer está provocado por el uso continuado de un herbicida común llamado Roundup, fabricado por Monsanto. La sentencia, aparte de la cifra, supone un peligroso precedente para la firma, adquirida por Bayer.

Johnson trabajó en 2012 en la jardinería del distrito escolar de Benicia, un pueblo al noreste de San Francisco. Su trabajo era en parte rociar con los pesticidas Roundup y Ranger Pro. Según su demanda, contrajo el linfoma después de dos años de hacer este trabajo. El jurado consideró probado que el pesticida en cuestión fue el causante del linfoma y que Monsanto no informó en el empaquetado de la presencia del glifosato, un componente que la sentencia considera que causa cáncer. Se trata de la primera demanda de este tipo que llega a juicio. El caso fue tramitado de urgencia porque a Johnson le pueden quedar meses de vida.

En el recurso, Monsanto alega que el juicio debe repetirse. Primero, alega irregularidades en el procedimiento. Considera la indemnización excesiva e injusta. Alega también que el veredicto se basó en pruebas insuficientes. Todas ellas son causas legales en California para pedir la repetición de un juicio.

Durante el juicio, el abogado de Monsanto citó décadas de estudios en los que no existe ninguna relación entre el glifosato y el tipo de cáncer que padece Johnson. La mayoría de los organismos reguladores, incluida la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, no consideran que sea peligroso. La conclusión de que Monsanto obró de mala fe se basó en que el Centro Internacional de Investigación del Cáncer, un organismo de la Organización Mundial de la Salud, califica el glifosato como “probablemente cancerígeno”.

En California es obligatorio que todo lo que lleve un componente cancerígeno esté etiquetado, lo que lleva a que haya carteles avisando de productos cancerígenos por todas partes. El glifosato ha sido incluido en la lista recientemente, pero el pasado febrero otro juez frenó a las autoridades e impidió que la empresa sea obligada a poner una advertencia de que causa cáncer, con el argumento de que no está probado y además la mayoría de organismos internacionales lo rechazan.

Monsanto, una de las compañías más controvertidas y con peor fama en el mundo, fue adquirida por la europea Bayer solo dos meses antes de la sentencia, en junio, por 66.000 millones de dólares. Bayer planea eliminar la marca Monsanto como tal, dada la pésima imagen global que tiene.

Fuente