Sociedad

Las Clínicas que se unen en contra del proyecto de la ley del aborto

Austral, Bazterrica y Fleni entre otras, se unen en contra debido a que el texto prohíbe que las instituciones se nieguen a practicar interrupciones de embarazos.

Foto: Lorena Lucca/Clarín.com

Foto: Lorena Lucca/Clarín.com

Con el mensaje “nos unimos a la voz de todos los que vienen pidiendo que se proteja integralmente la vida”, un grupo de prestigiosas clínicas se manifestó en contra del proyecto de ley de legalización del aborto.

El comunicado fue firmado por Fleni, el Hospital Universitario Austral, la Clínica Bazterrica, la Clínica Santa Isabel, la Clínica del Sol, el Sanatorio Mater Dei, la Casa Hospital San Juan de Dios, la Clínica San Camilo, y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

"La ley que se ha propuesto obliga a todo establecimiento sanitario, también privado, incluso confesional, a la realización de la interrupción voluntaria del embarazo. Al mismo tiempo, prohíbe toda objeción basada en el ideario fundacional de algunas de nuestras instituciones", arranca el comunicado.

"El proyecto prevé que el incumplimiento pueda derivar en severas condenas de cárcel para los directivos y remite expresamente a normas que establecen el cierre o clausura temporal o definitiva del establecimiento de salud", indica el comunicado.

La mayoría de estas clínicas son conocidas por su orientación católica. "Las instituciones de salud, creadas y llevadas adelante por personas que persiguen un bien compartido bajo valores comunes, también queremos elegir cómo curar y cuidar a los argentinos con la libertad que hemos tenido hasta ahora, y no ser coartados por una ley que explícitamente dice: 'Queda prohibida la objeción de conciencia e ideario institucional'", señala el comunicado.

"Nos unimos a la voz de todos los que vienen pidiendo que se proteja integralmente la vida, y, en su caso, abogamos por la legislación que respete la objeción de conciencia individual e institucional, que respete la libertad de pensar y de creer, de asociarse y de trabajar, de cuidar y de curar, de salvar y de sanar, sin que se corra el riesgo de prisión, de inhabilitación o de clausura por actuar de acuerdo a su propia conciencia e ideario", concluyen las clínicas.

Fuente: Clarín.com