Sociedad

La ONU acusa a los británicos por las políticas de austeridad

El enviado especial de la ONU para la pobreza extrema, Philip Alston, ha acusado al Gobierno británico de causar "un gran sufrimiento" a la población y ha condenado las políticas de austeridad en los últimos ocho años como "punitivas, mezquinas y crueles".

Foto: AFP

Foto: AFP

Tras recorrer el país durante 12 días para comprobar la situación sobre el terreno, Alston asegura que los niveles de pobreza infantil (que afecta a uno de cuatro niños) son impropios del quinto país más rico del planeta y equivalen a "una calamidad social y a un desastre económico". Se estima que una quinta parte de la población vive bajo el umbral de pobreza.

Alston reconoce haber hablado con "madres que no pueden ofrecer un techo seguro para sus hijos y que ofrecen sexo a cambio de refugio", con "jóvenes que se alistan en bandas callejeras porque es la única manera de salir de la indigencia" y con "discapacitados que son obligados a trabajar, contra la recomendación de sus doctores".

El enviado de la ONU refleja un sombrío panorama a lo Ken Loach en 'Yo, Daniel Blake' y culpa en gran parte a los recortes sociales impulsados durante la crisis por David Cameron, así como a la reforma (auspiciada por el ex líder conservador Iain Duncan Smith) para simplificar las ayudas sociales bajo el así llamado 'crédito universal', que en su opinión debería rebautizarse como 'descrédito universal'.

Pese a la promesa de la 'premier' Theresa May de poner fin a la austeridad, Alston destaca cómo el último presupuesto es una oportunidad perdida y critica al secretario del Tesoro Philip Hammond por ofrecer una nueva bajada de impuestos en vez de aliviar la pobreza: "La austeridad que castiga a los más pobres se podría haber aliviado si existiera la voluntad política".

Alston ha expresado también su estupor por el número de británicos (1,3 millones, según las últimas estimaciones) que tiene que recurrir a los bancos de alimentos y por las acciones de miles de voluntarios, ONGs y grupos de barrio "que intentan llenar el agujero dejado por los servicios del Gobierno y que se movilizan como cabría esperar ante un desastre natural o una epidemia".

El informe será presentado el próximo año ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU y concluye con recomendaciones como el reconocimiento de los "derechos sociales", siguiendo el ejemplo de países como Alemania y Suecia. Antes de presentar el informe, el propio Alston reconoció las dificultades a las que se enfrenta el país "en plena encrucijada del Brexit", pero expresó su confianza en que los recientes comentarios de May sobre la austeridad abran la puerta "al diálogo y a un cambio de dirección".

El enviado especial de la ONU mantuvo recientemente un forcejeo dialéctico con Donald Trump por cuenta de las bolsas de pobreza extrema detectadas en Estados Unidos. Alston ha realizado similares informes este año sobre la pobreza en China, Arabia Saudita, Ghana y Mauritania. A su paso por Reino Unido efectuó paradas en el este de Londres y en Glasgow, Barking, Oxford, Belfast, Newham, Newcastle, Cardiff y Jaywick Sands en Essex, la localidad considerada como emblema del abandono de los servicios públicos.

Fuente