Sociedad

Kevin Spacey en libertad sin fianza después de ser imputado por abuso sexual

El actor de House of Cards ha permanecido 11 minutos en un juzgado de Massachusetts tras la demanda interpuesta por un joven que lo acusa de agresión. La próxima vista será el 4 de marzo.

Crédito: CJ GUNTHER (EFE)

Crédito: CJ GUNTHER (EFE)

Kevin Spacey no pronunció ni una sola palabra durante la vista de cerca de 11 minutos que duró su comparecencia ante un juez de distrito de la exclusiva localidad de Nantucket (Massachusetts) para que se le leyeran los cargos de presunto asalto sexual a un joven de 18 años en julio de 2016. Durante la vista no hubo declaración ni de culpabilidad ni de inocencia por parte del dos veces ganador de un Oscar. La fiscalía acordó no solicitar fianza. Spacey tan solo se limitó en una ocasión a asentir con la cabeza a una pregunta del juez Thomas Barrett, quien le informó de que no debía permanecer de pie durante toda la vista y que podía tomar asiento cuando quisiese.

El abogado del actor, Alan Jackson, intenta desmontar la acusación del joven William Little, hijo de una famosa expresentadora de un canal de televisión de Boston, alegando que el adolescente no denunció inmediatamente los hechos, por lo que pidió al juez que todas las comunicaciones electrónicas del entonces adolescente queden protegidas para que no se pueda borrar ninguna prueba que exculpe a su cliente. Spacey enfrenta hasta cinco años en prisión si es declarado culpable.

La vista de Nantucket es la primera que puede significar cargos penales contra el actor de 59 años, que enfrenta otras investigaciones y más de 30 denuncias por supuesto asalto sexual en Los Ángeles e Inglaterra. El juez fijó una fecha para una nueva vista el próximo lunes 4 de marzo, vista a  la que Spacey estará exento de comparecer.

Visiblemente desmejorado y cansado, vistiendo un traje gris con una camisa floreada en tonos lila y una corbata de topos, el actor accedió a la sala del tribunal a cuyas puertas se agolpaban decenas de periodistas, tanto nacionales como llegados de diversas partes del globo, en una pequeña ciudad costera que en invierno no supera los 10.000 habitantes. Spacey había solicitado al juez hace algunas semanas no tener que comparecer para evitar lo que a todas luces se va a convertir en un circo mediático, pero el magistrado rechazó su petición.

Este lunes, el juez no ha fijado fianza pero ha ordenado que el actor de House of Cards no tenga ningún contacto con la supuesta víctima y su familia. Los hechos denunciados se remontan al verano de 2016, cuando el joven de 18 años trabajaba en el conocido bar Club Car limpiando mesas. La madre del joven, Heather Unruh, fue una de las primeras personas en denunciar el supuesto comportamiento de depredador sexual del actor después de que viera la luz el escándalo del productor Harvey Weinstein. En un tuit del 13 de octubre de 2017, Unruh contaba que Spacey había asaltado sexualmente a un ser querido. El tuit se hizo viral. En una conferencia de prensa semanas más tarde en noviembre, Unruh aportó más detalles, relatando cómo el artista se acercó a su hijo y le ofreció bebida de forma repetida (a pesar de no ser menor, la edad para beber en EE UU es 21 años), “para acabar asaltándole sexualmente”. Comenzaron bebiendo cerveza, para al rato pasarse al whisky, a petición de Spacey, siempre según el relato de la madre de Little.

“Spacey metió su mano en los pantalones de mi hijo y agarró sus genitales”, expuso la madre. “Los intentos de mi hijo por apartar la mano de Spacey tuvieron un éxito moderado ya que entró en pánico, se quedó paralizado. Estaba borracho”.

El relato de la madre prosiguió entonces explicando que el actor presionó al joven para que se fuera a una fiesta con él y que en un momento determinado fue al baño. Aprovechando su ausencia, una mujer en el bar que contempló la escena se acercó al chico “que estaba temblando” y le conminó a que huyera. El chaval se marchó y contó el incidente a su hermana y su madre más tarde aquella misma noche.

Según Unruh, su hijo presentó una denuncia en la comisaría de policía de Nantucket. En diciembre de 2018, saltó la noticia de que Spacey enfrentaría la acusación de un juez por asalto sexual en un juzgado de Nantucket.

La expectación mediática ha sido tal que el juez Barrett ha pedido respeto a las dos docenas de reporteros y al público allí congregado. "Nadie debe interrumpir el procedimiento. Siéntense, escuchen y observen, pero no interrumpan", ha dicho Barrett. Los abogados han discutido acerca de la conservación de una prueba, un vídeo de apenas un segundo relacionado con el caso que estaría en el móvil de la víctima, William Little. Concluida la vista, la única palabra que finalmente ha pronunciado Spacey ha sido Gracias, que le ha dicho al juez a la salida del proceso.

Los cargos contra el actor llegan 13 meses después de la presentación de la denuncia y forman parte del último capítulo del movimiento MeToo después de la sentencia del actor Bill Cosby y la acusación contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein.

El ganador de dos estatuillas de los Oscar, por sus papeles en Sospechosos habituales, en 1996, y en American Beauty, en 2000, le dijo en una carta al juez que se va a declarar inocente. Sin embargo, dicha declaración tendrá que esperar a la próxima vista en marzo. La supuesta víctima de Spacey está siendo representada por el renombrado abogado de Boston Mitchell Garabedian, quién en su momento llevó los casos de numerosos jóvenes que habían sufrido abusos por parte de la Iglesia Católica. Su nombre se hizo mundialmente conocido tras su papel en la película ganadora de un Oscar Spotlight, la historia de cómo el diario The Boston Globe sacó a la luz el mayor escándalo de pederastia de la Iglesia en EE UU, encubierto durante años por el entonces cardenal, ya fallecido, Bernard Law.

Spacey, que abandonó la vida pública tras diversas acusaciones de abuso sexual en 2017, publicó un vídeo en Internet en diciembre en el que retomaba el papel de Frank Underwood, el personaje que encarnaba en House of Cards, para hablar de las denuncias. El vídeo tuvo muchas interpretaciones, que evocaron tanto el destino de Underwood, el personaje principal de la serie desechado por la productora, como las demandas contra Spacey. "No creerías lo peor sin pruebas, ¿verdad? No te apresurarías a juzgar sin hechos ¿verdad? ¿Lo hiciste? No, tú no. Eres más listo que eso", decía Spacey en las imágenes. "Por supuesto, algunos lo creyeron todo y han estado esperando con ansia oírme confesar todo. Se mueren de ganas de que declare que todo lo que se ha dicho es verdad y que recibí mi merecido", continuaba. "Solo tú y yo sabemos que nunca es tan simple, no en la política y no en la vida".

Spacey fue considerado uno de los mejores actores de su generación, pero su carrera se vino abajo después de que una docena de hombres en Estados Unidos y Reino Unido lo acusaran de conducta sexual inapropiada. En Londres Spacey fue director artístico del prestigioso teatro Old Vic de 2004 a 2015. El actor mexicano Roberto Cavazos, quien actuó en varias producciones del Old Vic, dijo que "parece que solo se necesita un hombre menor de 30 para que el señor Spacey se sienta libre de tocarnos". La primera información pública de una denuncia de abuso vino del actor Anthony Rapp, que denunció que Spacey abusó de él cuando tenía 14 años, en 1986. El director Ridley Scott incluso sacó a Spacey de su película All the Money in the World (2017) y rodó todas las escenas en las que el actor aparecía con otra estrella, Christopher Plummer.

Fuente