Sociedad

Jóvenes llevan a juicio a Estados Unidos por el cambio climático

El lunes 29 de octubre se pone en marcha la vista por una demanda en defensa de la calidad de vida de las generaciones futuras.

Foto: www.youthvgov.org

Foto: www.youthvgov.org

Si no surgen nuevos impedimentos políticos o judiciales, el lunes 29 de octubre se pondrá en marcha en Eugene (Oregon, Estados Unidos) uno de los juicios más singulares y emblemáticos en la historia de la lucha contra el cambio climático a escala global.

En el caso Juliana v. US (Juliana, por el apellido del primer demandante, contra Estados Unidos), un grupo de 21 jóvenes demanda a la administración federal por considerar que “a través de las acciones del gobierno de los Estados Unidos que causan el cambio climático, ha violado los derechos constitucionales de la generación más joven a la vida, la libertad y la propiedad y no ha protegido los recursos públicos esenciales”.

La demanda encabezada por Kelsey Juliana cuenta con el apoyo de la ONG Our Children’s Trust y ha superado hasta ahora una larga lista de recursos que pretendían impedir la celebración del juicio. Durante el último mes el departamento de Justicia ha intentado en tres ocasiones la anulación de esta demanda presentada inicialmente en 2015.

Los denunciantes insisten en su defensa en que el gobierno estadounidense sabía, desde hace medio siglo, que los gases de efecto invernadero que se están acumulando en la atmósfera proceden de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, y que esta actividad masiva en Estados Unidos causa el cambio climático; pese a lo cual no se han tomado medidas efectivas para prevenir los perjuicios que se causan a las generaciones futuras. El planteamiento de esta causa insiste en que no se trata simplemente de una denuncia por temas ambientales sino que se defienden los derechos civiles de los ciudadanos.

Así, la denuncia afirmaba que, “al causar el cambio climático, el gobierno federal ha violado los derechos constitucionales de la generación más joven a la vida a la libertad y a la propiedad”, tal y como relataba el grupo de jóvenes en un comunicado emitido en 2015.

Enfrentándose al Gobierno Federal de Estados Unidos, estos jóvenes tratan de demostrar que las autoridades están violando los derechos constitucionales mediante la promoción del desarrollo y el uso de combustibles fósiles. De esta forma, los jóvenes buscan dar con una orden judicial que exija al presidente de Estados Unidos a poner en práctica de inmediato un plan federal para reducir las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero como el CO2 a un nivel seguro.

“Este será el juicio del siglo que determinará si tenemos derecho a un futuro habitable, o si el poder corporativo continuará negando nuestros derechos por el bien de su propia riqueza”, ha destacado Kelsey Juliana.

El ambientólogo y periodista Bill McKibben, y la famosa escritora Naomi Klein han considerado la victoria de estos jóvenes luchadores como “la demanda más importante para el planeta en este momento”. Por su parte, el abogado de los demandantes, Philip Gregory, asegura que “el siguiente paso es que el Tribunal ordene a nuestro gobierno que deje de poner en peligro el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras”, aprovechando que, esta vez, las cortes dieron a “los jóvenes de EE.UU. una oportunidad justa de ser oídos”.

Una larga lista de personalidades y organizaciones no gubernamentales están mostrando su apoyo a la causa de los jóvenes demandantes, como es el caso de la fundación creada por Leonardo DiCaprio.

La demanda de los 21 jóvenes de Estados Unidos ha inspirado muchas otras denuncias de particulares contra gobiernos en diversas zonas del planeta. Evidentemente, la decisión que pueda adoptar la justicia de Estados Unidos no sentará precedente internacional pero puede ser un nuevo símbolo de la sensibilidad social ante un problema global de tanta importancia como el cambio climático.

El único gran precedente de acciones legales de ciudadanos contra gobiernos estatales por la falta de acciones contra el cambio climático se produjo en 2015 en Holanda. En este caso la Corte de Distrito de La Haya dio la razón a un grupo de ciudadanos recordando a las autoridades la obligación de velar por la salud y el medio ambiente, la sentencia obligaba al gobierno holandés a tomar medidas para reducir un 25% las emisiones de gases de efecto invernadero.

Fuente