Sociedad

Italia: al menos 10 muertos por lluvias torrenciales

Los bomberos han realizado más de 7.000 intervenciones en 48 horas, sobre todo en Liguria, Toscana, Lazio, Veneto, Friuli-Venezia Giulia y Lombardía.

Crédito: STEFANO MAZZOLA/AWAKENING (GETTY IMAGES)

Crédito: STEFANO MAZZOLA/AWAKENING (GETTY IMAGES)

Las intensas tormentas y vientos que azotan Italia desde el domingo se han cobrado la vida de al menos 10 personas, según el balance de la prensa local, mientras que muchas escuelas en todo el país permanecen cerradas como medida de precaución. Además de las cinco víctimas ya identificadas el lunes, un hombre murió en el Veneto, en el noreste del país, por la caída de un árbol, así como un bombero en el sur del Tirol, en el norte, cuando participaba en operaciones de socorro. Una mujer murió por un alud de agua y rocas en su casa en el norte de Trentino, según han precisado las autoridades.

A estas siete víctimas se suman tres cadáveres recuperados por los servicios de emergencia en las últimas horas, según detalla La Republica. Se trata de una mujer muerta en Dimaro, en la de la provincia de Trento, al desbordarse un torrente, de un marinero que se había perdido en el mar frente a Catanzaro y de un hombre de 63 años que murió ayer por la tarde al sufrir un accidente cuando hacía kitesurf en San Giovanni in Marignano, en la provincia de Rímini.

Según las informaciones recogidas ayer por La Repubblica, al menos dos personas han muerto en el municipio de Castrocielo, en la provincia de Frosinone, cerca de Roma, tras caer un árbol sobre el vehículo en el que viajaban, mientras que otra ha fallecido en la cercana localidad de Terracina en un incidente similar, mientras que otras dos resultaron heridas graves. Por otra parte, un cuarto hombre falleció a causa de la caída de otro árbol en la provincia de Caserta, cerca de Nápoles, en el sur del país y una persona más ha pedido la vida en Albisola, en Savona (norte), al ser golpeada por un objeto arrastrado por el viento.

Los fuertes vientos han provocado la caída de decenas de árboles en todo el país y la situación es complicada en las regiones de Liguria, Toscana, Lazio, Veneto, Friuli-Venezia Giulia, Lombardía. En Liguria, más de 20.000 personas están sin electricidad, el aeropuerto de Génova ha tenido que cerrarse y hay graves daños en el puerto de Rapallo al vencerse parte de la presa. Allí, 19 personas que estuvieron durante horas atrapadas fueron rescatadas por bomberos mientras docenas de yates, incluido el de la familia Berlusconi, rompieron los amarres y acabaron chocando contra la costa.

Portofino, en la Riviera italiana, está aislado porque la carretera provincial 227 ya no existe, según el mismo diario. Otras localidades como Santa Caterina, en la región de Puglia, también están incomunicadas. En la región de Trentino-Alto Adigio, hay alrededor de 170 personas, incluidos turistas y personal de un hotel, bloqueados desde el sábado en el paso del Stelvio por una extraordinaria nevada de casi metro y medio.

Los bomberos han realizado más de 7.000 intervenciones en 48 horas, sobre todo por los árboles, aunque también por inundaciones y derrumbes. En la capital italiana el viento ha derribado numerosos árboles que destrozaron varios coches y se procedió al cierre de atracciones turísticas como el Coliseo, los Foros o la colina del Palatino.

El primer ministro, Giuseppe Conte, ha firmado una declaración para la movilización del servicio de Protección Civil ante la situación. El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, envió una circular a las delegaciones de Gobierno para instarles a valorar la necesidad de cerrar escuelas y edificios públicos, a fin de limitar los trayectos de personas y garantizar su seguridad. En consecuencia, no hay colegio este martes en muchos puntos, incluida Roma.

Además, en Venecia la marea ha subido hasta los 156 centímetros sobre el nivel del mar, el máximo desde 2008 y la cuarta mayor cifra registrada en la historia, lo que ha provocado la conocida como acqua alta, la inundación de sus calles y de la plaza de San Marcos, así como la suspensión de la red de transporte público urbano, los vaporetti. Los colegios y los hospitales están cerrados y se ha pedido a la población que permanezca en sus casas.

El portal meteorológico Meteo.it anuncia que este martes se registrará en Italia una cierta mejora del tiempo, aunque continúan las alertas rojas y naranjas en buena parte del país por vientos de más de 100 kilómetros por hora y olas de hasta siete metros, pero a partir del miércoles prevé más lluvias y un brusco descenso de las temperaturas.  En más de 48 horas hay más de 7 mil operaciones de rescate llevadas a cabo por los 5,800 bomberos en toda Italia para inundaciones, derrumbes y remoción de árboles caídos, especialmente en Liguria, Toscana, Lazio, Veneto, Friuli-Venezia Giulia, Lombardía, donde algunos países aislados como Santa Caterina en Valfurva están aislados, y Piedmont. Por el mal tiempo las escuelas cerraron en muchas ciudades de Italia.

Fuente