Sociedad

Israel: Piden que renuncie un ministro que defendió terapias de conversión para homosexuales

El ministro israelí de Educación, Rafi Peretz, declaró estar a favor de las "terapias de conversión" de la orientación sexual de los homosexuales.

Crédito: JACK GUEZ / AFP

Crédito: JACK GUEZ / AFP

Estos comentarios, que Peretz hizo el sábado por la noche en una entrevista a la cadena de televisión Channel 12, son un episodio más de las polémicas declaraciones de este ministro, a la cabeza de un partido religioso nacionalista.

Interrogado sobre si estaba a favor de las llamadas "terapias de conversión" y si pensaba poder "cambiar a un homosexual", Peretz, que también es rabino, respondió: "Pienso que se puede". "Tengo un profundo conocimiento de la educación, y ya lo hice", agregó, mencionando el caso de un estudiante que le dijo que era homosexual.

Peretz declaró que lo tomó en sus brazos, lo tranquilizó y le propuso que lo "pensara bien y decidiera por él mismo".

"Si un ministro de Educación dice ese tipo de cosas, queda en evidencia su actitud y sus intenciones hacia el sistema educativo. Esto nos hace regresar a períodos oscurantistas", dijo Nadav Burstein, uno de los manifestantes en Tel Avibv.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien acogió en su gobierno a la Unión de Partidos de Derecha dirigida por Peretz tras las elecciones del 9 de abril, condenó oficialmente las afirmaciones del titular de la cartera de Educación.

"Los comentarios del ministro de Educación sobre la comunidad gay no son aceptables y no reflejan la posición del gobierno que yo dirijo", declaró el sábado por la noche en un comunicado.Pero Netanyahu, quien dirige el gobierno considerado más conservador de la historia de Israel, no manifestó ninguna intención de destituir al ministro, como pidieron varios miembros de la oposición.

Declaró haber hablado con Peretz "quien precisó sus comentarios y destacó que el sistema educativo israelí seguiría aceptando a todos los niños de Israel tal y como son, sin tener en cuenta su orientación sexual".

Las "terapias de conversión" fueron ampliamente reconocidas, incluyendo el ministerio de Salud israelí, como no científicas y potencialmente dañinas para los jóvenes.

Fuente