Sociedad

Indonesia pide ayuda internacional

Después del terremoto y el tsunami que azotaron al país, el balance de muertos se eleva a más de 830. Los equipos de rescate trabajan a contrarreloj pero las esperanzas de encontrar vida debajo de los escombros se van desvaneciendo.

Crédito: Bay Ismoyo / AFP

Crédito: Bay Ismoyo / AFP

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, comenzó a coordinar la llegada de ayuda internacional para los supervivientes del terremoto y las olas de hasta seis metros del tsunami de después que sacudieron la isla de Célebes y sembraron la devastación en Palu y Donggala, informaron este lunes fuentes oficiales.

”Anoche, el presidente Jokowi nos autorizó a aceptar ayuda internacional para la urgente respuesta y asistencia tras el desastre. Estoy ayudando a coordinar la ayuda del sector privado”, dijo hoy el jefe del consejo para las inversiones del Gobierno, Tom Lembong, en las redes sociales.

Lembong añadió que las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Exteriores y otras instituciones ayudaran a coordinar el sector público.

En estos momentos la falta de alimentos y gasolina marca las prioridades de los supervivientes de la catástrofe, que ha provocado al 832 muertos, según el último balance oficial, y en cuya zona cero del tsunami continúan apareciendo cadáveres. El desastre también a causo 540 heridos y 16.732 desplazados, además de en Palu en el municipio de Donggala, donde la falta de comunicaciones dificulta el recuento de víctimas.

Las autoridades continúan las labores de búsqueda y rescate de supervivientes y víctimas, mientras técnicos trabajan para restablecer los servicios básicos.

Se informó que decenas de personas quedaron atrapadas entre los escombros de varios hoteles y un centro comercial en la pequeña ciudad de Palu, a 1.500 km (930 millas) al noreste de Yakarta y con 380.000 habitantes, y se teme que cientos más hayan quedado enterrados en deslizamientos de tierra que sepultaron pueblos.

Widodo informó a los reporteros en Yakarta que sacar a esa gente era una prioridad. “La evacuación no ha terminado todavía, hay muchos lugares donde la evacuación no pudo hacerse debido a la ausencia de equipo pesado, pero los equipos de anoche comenzaron a llegar a Palu”, afirmó Widodo. “Hoy enviaremos la mayor cantidad de alimentos posible con los aviones de Hércules, directamente desde Yakarta, hay varios”, añadió, refiriéndose al avión de transporte militar C-130.

Centenares de personas se agolpan hoy a la entrada del puesto de comandancia militar 132 Itudulaka, en el centro de la capital provincial Palu, mientras una larga fila empieza a formarse y algunos gritan: “tenemos hambre”. “El agua, el arroz, lo necesitan”, dijo a Efe el hostelero Rachmat Lapoa, al explicar que falta personal para repartirlo entre los afectados y “no se puede atender la ola de gente en un solo sitio”.

La escasez de gasolina, por su parte, amenaza los generadores que iluminan la ciudad y son la única fuente de electricidad debido a que continúan los cortes de luz y en las comunicaciones.

La costa de Palu, capital provincial de Célebes Central y donde se han registrado 821 de los fallecidos, ha quedado arrasada por las olas que en un principio se estimaron de hasta tres metros.

En la playa Talise, donde hoy personal de varias ONG retiraron de nuevo cadáveres entre las ruinas de un edificio, vehículos aparecen encajados en las paredes de las casas más cercanas a la costa, mientras el puente Ponulele de 250 metros de largo ha quedado totalmente hundido.

El portavoz de la agencia de gestión de desastres, Sutopo Purwo Nugroho, indicó que hoy comenzarán a enterrar a las víctimas en una fosa común que se abrirá en las afueras de Palu.

El Ministerio de Sanidad se encarga de abastecer de personal y material médico a una zona donde hacen falta especialistas en ortopedia, cirujanos generales, neurocirujanos, anestesistas y enfermeras.

El aeropuerto de Palu reabrió ayer a vuelos comerciales, aunque las autoridades avisaron de que se dará prioridad a la ayuda humanitaria, que llega desde la primera noche en aviones y helicópteros militares.

Fuente