Sociedad

Guaidó desafía a Maduro y viaja a la frontera para recibir ayuda

El político venezolano tiene una prohibición expresa del Tribunal Supremo de salir del país.

FOTO: FEDERICO PARRA (AFP)

FOTO: FEDERICO PARRA (AFP)

El político que hace un mes se propuso acabar con dos décadas de chavismo partió este jueves de Caracas para recibir los cargamentos de ayudas humanitarias que el sábado pretende introducir en Venezuela a través de la frontera colombiana. Un operativo de voluntarios tratará de forzar la entrada, tras contar durante semanas con el apoyo logístico de la agencia de cooperación de EE UU, de unas 300 toneladas de material sanitario y alimentos. Tras rechazar la necesidad de ayuda, el Gobierno de Maduro abrió la puerta a recibir medicamentos a través de la UE.

La decisión de viajar hacia la ciudad de Cúcuta, donde se almacena la mayoría de la ayuda, tiene una evidente carga simbólica, ya que todos los focos están puestos, en estos momentos, en las fronteras venezolanas. Pero ese es también un terreno que puede ser decisivo en la pugna política entre Guaidó y Maduro, un enfrentamiento cada vez más parecido a una carrera de desgaste. El primero, reconocido desde enero como presidente interino por el Parlamento, ha puesto en marcha un proceso de transición democrática con el respaldo sin matices de la Administración de Donald Trump, la mayoría de la Unión Europea y de los Gobiernos latinoamericanos. En total, alrededor de 60 países. Su principal carta es precisamente el ingreso de medicamentos y suplementos nutricionales. La indudable urgencia humanitaria del país se ha convertido en las últimas semanas en una estrategia para demostrar su fortaleza. El sucesor de Hugo Chávez ni se plantea regalar esa fotografía a la oposición. Ha declarado una alerta militar, ha blindado los puentes entre Venezuela y Colombia, este jueves cerró la frontera con Brasil y también suspendió las comunicaciones aéreas y marítimas con Curazao y las Antillas Holandesas, otros puntos de acopio de insumos.

El viaje de Guaidó es, por tanto, un elemento determinante en este clima de máxima tensión. Fue comunicado el jueves por la noche tras días de suspenso. La caravana, integrada por decenas de vehículos con dirigentes parlamentarios, asesores y algunos con voluntarios, salió de la capital de forma desordenada a lo largo de la mañana, en medio de una nebulosa e informaciones contradictorias proporcionadas por su propio equipo. Entre Caracas y San Antonio del Táchira hay casi 800 kilómetros, lo que supone un trayecto por carretera de al menos 10 horas sin contar los frecuentes controles de las fuerzas de seguridad.

Su objetivo era sortear a los agentes de la Guardia Nacional Bolivariana y llegar a la frontera, por lo que sus colaboradores evitaron que se informara con precisión durante el camino. Al abierto desafío al Gobierno se suma, además, la circunstancia de que una de las medidas cautelares impuestas al dirigente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) es la prohibición de salir de Venezuela. Con estas premisas, la posibilidad de que Guaidó entre en Colombia o incluso pueda acercarse a los pasos fronterizos es todavía una incógnita. Al mismo tiempo, no existe todavía claridad en torno a los pormenores del operativo que busca el ingreso de las ayudas a partir de mañana.

“Desde el Táchira se despliega un esfuerzo importante por resguardar la vida de los venezolanos y organizar la entrada de la ayuda humanitaria”, se limitó a recordar Guaidó antes del viaje a través de las redes sociales. “Hoy la entrada de la ayuda humanitaria es inminente e indetenible. Somos millones los que queremos un cambio en Venezuela y este es el primer paso”, dijo el diputado Miguel Pizarro, presidente de la comisión especial responsable del seguimiento de las entregas.

Pese a rechazar esta ayuda, el Gobierno de Maduro reconoció este jueves su necesidad tras haberla negado repetidamente. La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, afirmó que entregará una lista de medicamentos para “asistencia técnico-humanitaria a través de la ONU de la cual puede disponer la UE”. Esa posibilidad busca la complicidad de Bruselas frente a Washington y se enmarca en una estrategia que intenta rebajar la presión. “Incluso en caso de que ellos no estén en esa capacidad [de ofrecerla gratis], Venezuela está dispuesta a cancelar [pagar] esa asistencia”, añadió.

De un lado y de otro, todos buscan lo mismo: el apoyo de las Fuerzas Armadas. Guaidó lleva semanas tratando de convencer a la cúpula militar, a los oficiales y a los soldados, quienes tendrán que decidir en definitiva si dejar entrar los cargamentos. Busca una división en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), esencial para alcanzar el poder en Venezuela. Sin embargo, pese a un goteo más o menos constante de deserciones, el presidente del Parlamento todavía no se ha garantizado su apoyo. Mientras tanto, Maduro y su Gobierno, cada vez más solos en el tablero internacional, se emplean en exhibir en la inmensa mayoría de los actos públicos el respaldo de los uniformados a la causa chavista.

“Están aplicando el manual de la guerra psicológica para debilitar a nuestro país, a nuestro Estado, a nuestro pueblo y a nuestra FANB, porque subestiman la preparación, la firmeza moral y el carácter bolivariano de los militares venezolanos”, afirmó Maduro, quien fue más allá al dirigirse a las Fuerzas Armadas de Colombia. “Les hago un llamado a las fuerzas militares de Colombia”, dijo el mandatario, “para que alcen su voz frente a Iván Duque que los quiere llevar a una guerra”.

Fuente