Sociedad

Galería fotográfica en Venezuela, habitaciones vacías que cuentan historias

La fotógrafa Mariana Vincenti, desde septiembre de 2017 ha fotografiado las habitaciones de sus compatriotas que abandonaron el país.

Ricardo de Ascencao, de 25 años, dejó una nota a su padre y su tío. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

Ricardo de Ascencao, de 25 años, dejó una nota a su padre y su tío. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

Se calcula que aproximadamente un millón y medio de venezolanos se ha marchado del país, pero se espera que la cifra aumente.

Según Vincenti, el mundo está acostumbrado a ver imágenes de ríos de migrantes desesperados en las fronteras, sin embargo, ella quería dirigir su lente hacia el otro lado. “¿Qué sucede con ese espacio, con un país que enmudece?”, pregunta.

Filomena Di Martino, de 18 años, se marchó a Tenerife, España, para seguir con su carrera en humanidades. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

Filomena Di Martino, de 18 años, se marchó a Tenerife, España, para seguir con su carrera en humanidades. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

Vincenti comenzó el proyecto cuando volvió a su casa en Caracas después de estudiar fotografía en Nueva York. Llamó a su amiga Valeria Pedicini, una periodista venezolana, para ponerse al día y preguntarle por sus amigos. “Me respondió: ‘Todos se han ido’”, recordó Vincenti. “Te sientes como un guerrero en tu propio país porque todo el mundo se ha marchado. ‘Ya se fue’ es la frase más común que pronuncian los venezolanos últimamente”.

3 La habitación de Verónica de Ascencao, de 27 años. Ella ahora vive en Irlanda gracias a la colaboración de su hermano que le ayudó con los boletos y a conseguir trabajo. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

3 La habitación de Verónica de Ascencao, de 27 años. Ella ahora vive en Irlanda gracias a la colaboración de su hermano que le ayudó con los boletos y a conseguir trabajo. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

En Venezuela, la mayoría de los jóvenes viven con sus padres hasta que contraen matrimonio, así que las habitaciones que visitó estaban llenas de recuerdos.

“En tu habitación está tu esencia, y lo que no llevas contigo cuando te marchas”, dijo Vincenti. “Yo sigo ahí. Era un recordatorio de que, como yo, había millones de habitaciones en Venezuela abandonadas por sus dueños. Las familias siguen viviendo en esas casas y tienen que mirar el espacio vacío a diario”.

Junto con Pedicini, ambas se dispusieron a buscar distintos tipos de habitaciones e historias por toda Caracas; Vincenti fotografiaba y Pedicini entrevistaba a las familias.

Al hacer la composición de sus fotografías, Vincenti buscaba hacer un retrato de la persona a través de su espacio.

“Intenté encontrar la esencia de los emigrantes, descubrir sus historias y sus motivaciones a través de las cosas que habían elegido dejar atrás”, comentó.

Fotografías de los hijos de Lena Martin; sus abuelos siguen viviendo en la casa y no planean irse. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

Fotografías de los hijos de Lena Martin; sus abuelos siguen viviendo en la casa y no planean irse. Caracas, Venezuela, 2017 Mariana Vincenti

Fuente