Sociedad

Extremar la limpieza de los contenedores de mercancías sería beneficioso para proteger de las plagas

Mantener limpios los 25 millones de contenedores del transporte marítimo global es una tarea en la que debería invertirse más para evitar la propagación de plagas a otros países, han destacado en Roma expertos en la materia.

carguero

El vicepresidente del Consejo Mundial del Transporte Marítimo, Lars Kjar, afirmó en una conferencia que esos contenedores, tanto llenos de mercancías como vacíos, hacen cada año hasta 210 millones de desplazamientos en todo el mundo.

Ese tráfico tan “complejo”, en el que los cargamentos recorren largas distancias como las que separan Nueva Zelanda del Reino Unido, involucra a multitud de actores, según Kjar, que enfatizó que “las compañías navieras tienen poco control o acceso directo a los contenedores”.

Numerosos insectos, animales, plantas y otras especies invasoras pueden acomodarse en los recovecos y grietas de esos recipientes y, una vez que llegan a su destino se expanden, causando la destrucción de cultivos de alto valor y daños ambientales.

Para evitar que esto ocurra, la industria puede aplicar voluntariamente un código de buenas prácticas aprobado en 2014 por varias organizaciones de la ONU.

El responsable de Investigación de la patronal italiana de la cerámica, Enrico Lupi, señaló que han conseguido reducir en un 80 % el tratamiento de los contenedores afectados por plagas y aumentado un 20 % sus exportaciones a Estados Unidos, su principal comprador, desde que han extremado las medidas de limpieza.

Desde 2014, 135 empresas italianas se han sumado a un programa que incluye medidas como la obligación de utilizar madera certificada en los envases, de facilitar la inspección y someterse a auditorías.

Actualmente un 90 % del comercio mundial se transporta por mar y su logística resulta muy variada, lo que dificulta un acuerdo sobre un método común de inspección.

Estados Unidos y Canadá han impulsado una iniciativa norteamericana de contenedores de transporte marítimo con la que buscan elevar la concienciación sobre el peligro de las pestes y minimizar los riesgos que plantean.

Una directiva de la Agencia canadiense de inspección alimentaria, Wendy Asbil, aseguró que es necesario “entender la logística de los movimientos de esas cargas”, así como el modo en el que se contaminan y se deben limpiar.

Avisar de la plaga en cuanto se observe es una de las normas básicas a tener en cuenta, además de mantener el contacto con las empresas, recoger datos y apoyar las medidas voluntarias.

Fuente: EFEverde