Sociedad

En 2019 los migrantes internacionales suman 270 millones

Estados Unidos continúa siendo el principal destino, con unos 51 millones de migrantes, según el nuevo informe de la OIM, que también señala que más de la mitad del total internacional, es decir 141 millones, vive en Europa y América del Norte.

Crédito: OIM / Rafael Rodríguez

Crédito: OIM / Rafael Rodríguez

El número de migrantes internacionales en 2019 se estima en 270 millones y el principal destino sigue siendo Estados Unidos, con casi 51 millones, indica el nuevo informe global de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentado en Ginebra este miércoles.

La publicación señala que esta cifra representa sólo una pequeña fracción de la población mundial, aunque representa un aumento del 0,1% con respecto al dato de hace dos años.

“Este número es un un porcentaje muy pequeño de la población mundial, apenas el 3,5%, lo que significa que la gran mayoría de las personas (el 96,5%) reside en el país en el que nació”, apunta la OIM.

Según la agencia de la ONU, más de la mitad de los migrantes internacionales (141 millones) vive en Europa y América del Norte.

Se calcula que el 52% de la cifra mundial son hombres y que cerca de dos tercios de ellos salen de su país en busca de trabajo.

India se mantiene como el país de origen con más emigrantes, 17.5 millones de sus nacionales viven en el extranjero. México ocupa el segundo lugar con 11,8 millones y China le sigue con 10,7 millones.

La OIM también destaca que la cantidad de trabajadores migrantes disminuyó ligeramente en los países de altos ingresos, de 112,3 millones a 111,2 millones, aunque aumentó en otros lugares.

Los países de ingresos medios altos experimentaron el mayor incremento al pasar de 17,5 millones a 30,5 millones.

Por su parte, las remesas internacionales aumentaron 689.000 millones de dólares en 2018, reportó la OIM. India fue el país que más dinero recibió por este concepto (78.600 millones de dólares), seguido por China (67.400 millones), México (35.700 millones) y Filipinas (34.000 millones).

Estados Unidos siguió siendo el principal emisor con 68.000 millones de dólares. Le siguieron los Emiratos Árabes Unidos, con 44.000 millones, y Arabia Saudita, con 36.100 millones.

Aunque la mayoría de los migrantes viajó a Estados Unidos, el informe da cuenta de otros corredores importantes de migración de países pobres a naciones con ingresos altos o medios como Francia, Rusia, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

“Es probable que este patrón se mantenga durante muchos años, sobre todo porque se prevé que las poblaciones en algunas subregiones y países en desarrollo aumentarán en las próximas décadas, ejerciendo una presión que haría migrar a generaciones futuras”, apuntó la OIM.

En África, Asia y Europa, la mayoría de los migrantes se quedan dentro de sus regiones de nacimiento, pero la mayoría de los migrantes de América Latina y el Caribe, no.

En Oceanía, los niveles de migración se mantuvieron casi iguales en 2019.

Con respecto a Medio Oriente, los datos muestran que los países del Golfo Pérsico, incluidos los Emiratos Árabes, tienen uno de los mayores números de trabajadores migrantes temporales, donde representan casi el 90% de la población.

Los conflictos y la violencia en la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Myanmar, Sudán del Sur, Siria y Yemen han causado un desplazamiento interno masivo en los últimos dos años, el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno de la OIM informó que 41,3 millones de personas tuvieron que huir de sus hogares a fines de 2018, un récord desde que comenzó el monitoreo en 1998.

Siria tiene la mayor población de desplazados, con 6,1 millones, le siguen Colombia, con 5,8 millones, y la República Democrática del Congo, con 3,1 millones.

Después de casi nueve años de conflicto, Siria también es el principal país de origen de refugiados, con más de seis millones, dejando atrás a Afganistán (2.5 millones).

Finalmente, la OIM se refirió a los desastres relacionados con el clima como una causante cada vez mayor de desarraigamiento y citó el caso del tifón Mangkhut, que forzó a 3,8 millones de personas a desplazarse a fines de 2018 en Filipinas.

Fuente