Sociedad

Egipto: La Justicia mantiene los dos años de cárcel para la activista que denunció acoso sexual

Tras ser liberada hace pocos días, Amal Fathi, ira de nuevo a prisión.

Crédito: EL MUNDO

Crédito: EL MUNDO

Un tribunal de apelaciones egipcio mantiene la condena a dos años de cárcel para Amal Fathi, la activista egipcia que denunció la permisividad de las autoridades con la lacra del acoso sexual.

"Estoy devastado por la sentencia de dos años de prisión. En lugar de perseguir a quienes acosaron a Amal están castigándola a ella por hablar alto y claro contra el acoso sexual", declara a EL MUNDO su marido Mohamed Lotfi, director de la ONG Comisión Egipcia para los Derechos y las Libertades, una de las organizaciones que documenta las violaciones registradas en el país árabe desde el golpe de Estado que en 2013 aupó a la presidencia del país al entonces jefe del ejército Abdelfatah al Sisi.

Además de desestimar el recurso presentado por sus abogados, la corte le ha impuesto a Amal una multa de 10.000 libras egipcias (unos 487 euros) por "propagar intencionalmente noticias falsas que podrían herir la seguridad y el interés públicos". La activista de 34 años fue puesta en libertad el pasado jueves en otro caso judicial que investiga su "pertenencia a grupo terrorista" a propósito de su militancia en la organización juvenil 6 de abril, unos de los grupos que convocaron las protestas contra Hosni Mubarak en 2011.

"Estaba celebrando su recién recuperada libertad condicional y el calor de su hogar y ahora se enfrenta a la perspectiva de volver a ser arrestada para cumplir con los dos años de prisión", apunta Lotfi. "Sigue en casa pero podría ser detenida en cualquier momento", agrega.

Fahti fue arrestada durante una redada en su domicilio llevada a cabo a primera hora de la mañana del 11 de mayo. Su cruzada contra el acoso, que tanto molesta al régimen, es una realidad diaria en las calles del país árabe. Según un estudio de ONU Mujeres publicado el año pasado, alrededor del 60 por ciento de las egipcias ha sufrido algún episodio de acoso.

Amnistía Internacional (AI), que mantiene una campaña exigiendo su liberación inmediata, ha tildado de "cruel" el rechazo del recurso y las circunstancias en las que se produce. "Es una injusticia escandalosa. El hecho de que una superviviente de acoso sexual sea castigada con dos años de prisión simplemente por hablar sobre su experiencia es completamente vergonzoso. Este veredicto es una burla a la justicia y una mancha en la conciencia de las autoridades egipcias", denuncia Najia Bounaim, directora de campañas en el norte de África de Amnistía Internacional.

"En lugar de fustigar a los críticos y a las personas que tienen el coraje de expresarse con libertad, las autoridades egipcias deberían anular inmediatamente la condena a Amal Fathi y retirar todos los cargos contra ella", reclaman desde Amnistía.

El calvario de Amal comenzó el pasado mayo cuando se difundió a través de Facebook un vídeo, de 12 minutos de duración, en el que la mujer lanza una furibunda crítica contra el régimen censurando el acoso sexual, el deterioro de los derechos humanos y los servicios públicos y el programa de austeridad gubernamental que ha arrasado la clase media.

Fuente