Sociedad

Campamento en Nuevo México que convertía a niños en asesinos

Este martes encontraron a 11 niños en condiciones lamentables en lo que parecía un campamento en medio del desierto.

Crédito: AFP

Crédito: AFP

Armas, exorcismos, basura, sin agua, sin electricidad... "Nunca había visto nada como esto", fueron las palabras del jefe de Policía del condado de Taos (Nuevo México), Jerry Hogrefe.

Nuevos datos de la investigación no sólo confirman las condiciones de miseria y desnutrición en la que se encontraban los pequeños, sino que además, al menos uno de los 11 niños, estaba siendo entrenado en el uso de armas de fuego para "futuros tiroteos escolares", según ha indicado la Fiscalía.

Los menores liberados, entre los que se halló el cadáver de un pequeño, tienen edades comprendidas entre 1 a 15 años. No tenían prácticamente comida, ni agua potable, ni zapatos, y vestían harapos sucios y rotos. "Parecían refugiados del tercer mundo", dijo Hogrefe.

Crédito: AFP

Crédito: AFP

Durante el operativo, la Policía detuvo a cinco adultos, considerados "extremistas de creencia musulmana". Entre ellos dos hombres fuertemente armados con un rifle AR15, cinco cargadores de 30 cartuchos y cuatro pistolas.

Entre los detenidos se encuentra Siraj Ibn Wahhaj, presuntamente el padre del niño encontrado muerto y la persona que controlaba el 'campamento'. La oficina del forense será quien confirme la identidad del pequeño, aunque todo apunta a que era su hijo.

Wahhaj se presume que sea el padre de un niño de 4 años, que se cree fue encontrado muerto en ese mismo campamento la noche del lunes y que había sido reportado como perdido por su madre en diciembre del año pasado.

La investigación comenzó en 2017 en el lado opuesto del país, en Jonesboro, Georgia, donde Siraj Wahhaj, de 39 años, nativo del condado de Clayton, fue acusado de secuestrar a su hijo.

Fuente