Sociedad

California: Cuarentena obligatoria indefinida para 40 millones de personas

“Si nos critican, que sea por tomárnoslo en serio”, dice el gobernador.

Crédito: RICH PEDRONCELLI / AP

Crédito: RICH PEDRONCELLI / AP

El Estado de California, el más poblado de Estados Unidos, se encuentra bajo cuarentena obligatoria e indefinida desde la medianoche de este jueves ante la crisis sanitaria provocada por la expansión mundial del coronavirus. Se trata de la primera medida de confinamiento obligatorio en un estado entero y marca la pauta de actuación para el resto del país. “Si nos critican en el futuro, que sea por habérnoslo tomado en serio”, dijo el gobernador, Gavin Newsom, al anunciar la orden que paraliza indefinidamente la primera economía de EE UU.

La orden de Newsom llegó minutos después de que el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, anunciara una medida similar en todo el condado de Los Ángeles, el más poblado de Estados Unidos con 10 millones de habitantes. El día antes había sido la región de San Francisco la primera gran conurbación del país en decretar medidas de cuarentena obligatoria para todos sus habitantes.

La decisión de California se toma después de ver “lo que está pasando en otras partes del mundo”, dijo Newsom. La evolución de la pandemia del Covid-19, especialmente en Europa, coincide con las proyecciones de los expertos de lo que podría pasar en California, aseguró. “Pero no vivimos en proyecciones”. Las medidas que se toman hoy son “para modificar esos números”. Este jueves había mil casos confirmados y 19 muertos en California. Estados Unidos en su conjunto supera los 13.600 infectados y han muerto 200 personas.

“Es hora de decirles lo mismo que le digo a mi familia”, anunció Newsom. Unas horas antes, había enviado sendas cartas al presidente Donald Trump y a los líderes del Congreso reclamando ayuda federal para enfrentar la situación. En esa carta, revelaba que los modelos con los que trabajan las autoridades sanitarias de California estiman que se puede llegar a infectar un 56% de la población, es decir, 25,5 millones de personas.

California tiene 416 hospitales en los que hay capacidad de atender a unas 87.000 pacientes a la vez, explicó Newsom invocando la transparencia absoluta sobre las cifras que maneja. En situaciones de emergencia, el sistema se puede tensar hasta 10.000 pacientes más. Si se infecta la cantidad de personas que dicen los modelos y, de ellas, un 20% necesitan hospitalización como se está viendo en otros lugares del mundo, serían 19.543 personas más de las que acepta el sistema. “Ese es el número que guía la mayoría de nuestras decisiones”, dijo Newsom. Se trata de reducir al mínimo esa cifra para que el sistema sanitario aguante. La previsión es que la crisis dure al menos ocho semanas.

La orden de California, que entra en vigor este jueves y es indefinida, es lo más parecido que se ha aprobado en Estados Unidos al estado de alarma de España, la cuarentena de Italia, los dos países más afectados en Europa por el Covid-19. Este mismo jueves, el presidente de Argentina declaraba también la cuarentena en todo el país. California es la primera economía de Estados Unidos y la quinta del mundo, con un PIB similar al del Reino Unido, y el Estado más poblado con 40 millones de habitantes.

Desde este jueves, los ciudadanos de California solo pueden salir de sus casas para comprar comida o medicamentos, para trabajar en las infraestructuras críticas del Estado o en negocios considerados esenciales. Estos negocios son tiendas de alimentación, farmacias, gasolineras, restaurantes de comida para llevar, bancos y lavanderías, aparte de los servicios públicos básicos como el transporte o la policía. Toda otra actividad está prohibida a no ser que entre en la definición de sector económico esencial.

A diferencia de las órdenes similares dictadas en Europa, los responsables políticos de California admiten que no es fácil imponer la cuarentena por la fuerza. En su comunicado del jueves, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, apeló a la responsabilidad individual. Las órdenes de cuarentena que se han visto hasta ahora en Estados Unidos, como las de San Francisco y Los Ángeles, permiten salir de casa a hacer ejercicio siempre que se respete una distancia de 1,8 metros entre personas. En las últimas horas ha habido evidentes muestras de abuso de las áreas grises de esa normativa. El alcalde de Los Ángeles pidió al público que llamen la atención a los que no cumplan, y dejó claro que siempre existe el recurso de la policía. En su comunicado, Newsom vino a expresarse en los mismos términos sobre el uso de la fuerza.

Horas antes del anuncio de la cuarentena, Newsom había enviado una carta al presidente Trump en la que solicita que la Armada lleve el barco hospital USNS Mercy al puerto de Los Ángeles y se quede allí hasta el 1 de septiembre para atender la posible avalancha de casos de Covid-19. El barco añadiría unas 1.000 camas a la capacidad del sur de California. También ha pedido la instalación de dos hospitales móviles del Gobierno federal que añadirían 500 camas cada uno.

Fuente