Sociedad

Brasil: Niegan la licencia a petrolera francesa para explotar crudo al encontrar arrecifes de coral

Las autoridades de Brasil negaron definitivamente la licencia a la petrolera francesa Total para explotar crudo en áreas del Atlántico frente al litoral sobre las que tiene concesión pero en las que fueron descubiertas vulnerables formaciones de coral.

Crédito: EFE/Marcelo Sayão

Crédito: EFE/Marcelo Sayão

El estatal Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) informó en un comunicado de que rechazó el último recurso presentado por Total para intentar revocar la negativa de sus técnicos a concederle la respectiva licencia para explotar las áreas que la multinacional se adjudicó frente a la desembocadura del río Amazonas.

El organismo aclaró que la empresa ya fue informada de la decisión y que, tras darse por concluido el proceso, Total ya no tiene posibilidad de presentar ningún otro recurso ni ante el Ministerio de Medio Ambiente ni ante otra autoridad administrativa para intentar revertir la negativa del Ibama a concederle la respectiva licencia ambiental.

El Ibama negó la licencia ambiental en una decisión anunciada el 7 de diciembre pasado por “un conjunto de problemas técnicos identificados a lo largo del proceso”, y rechazó este miércoles el recurso con el que Total intentó revertir la negativa.

“Ante las varias oportunidades que le fueron ofrecidas a la empresa para complementar sus informaciones y ante la magnitud de las deficiencias técnicas presentes en el proceso, no hay cómo aceptar el recurso”, alegó la presidenta del Ibama, Suely Araújo, en la última decisión.

De acuerdo con el Ibama, en síntesis, Total “no consiguió confirmar que la perforación marítima tendría seguridad técnica y operativa”.

La Fiscalía de Brasil había recomendado que no se concediese la licencia por “considerar insuficiente el estudio de impacto ambiental (realizado por la petrolera) en una región en la que fueron identificados arrecifes de corales y un ecosistema aún desconocido“.

Según el Ministerio Público, “la liberación de actividades petrolíferas, sin estudio adecuado, viola compromisos internacionales firmados por Brasil” y puede provocar “la destrucción a larga escala del medio ambiente”.

Las organizaciones ecologistas promueven desde hace varios meses una campaña para impedir que Total pueda explotar las áreas en aguas profundas próximas a la desembocadura del Amazonas que se adjudicó en una subasta de concesiones organizada por el Gobierno brasileño.

De acuerdo con Greenpeace, el polémico proyecto pone en riesgo un arrecife de coral descubierto en 2016 delante de la desembocadura del mayor río de Sudamérica.

Greenpeace realizó una expedición submarina al área y alegó que sus descubrimientos prueban la existencia de una formación de arrecifes en el área que fue concedida a Total y desmiente el Estudio de Impacto Ambiental que la petrolera presentó a las autoridades brasileñas y según el cual la formación más cercana de corales estaría a unos ocho kilómetros.

Fuente: EFEverde