Sociedad

Argentina: La industria alimenticia autorregulará la publicidad dirigida a chicos

Es un compromiso que firmaron 13 grandes empresas alimenticias, que concentran el 80% de la pauta publicitaria dirigida a niños.

niñotelevision

La industria alimenticia lanzó este miércoles un compromiso de 13 grandes empresas del sector para autorregular la publicidad dirigida a niños en pos de contribuir en la lucha contra la obesidad infantil, un problema mundial y que afecta también a la Argentina, donde 4 de cada 10 chicos en edad escolar tiene sobrepeso u obesidad.

La iniciativa llega en momentos en que el Ministerio de Salud y Desarrollo Social postergó, sin fecha cierta, el lanzamiento que se había anticipado para el próximo 17 de octubre –día de lucha contra la obesidad- del Plan Nacional de Prevención del Sobrepeso y la Obesidad infantil. Precisamente, según habían adelantado funcionarios de la ahora Secretaría de Salud de la Nación, dentro del plan uno de los puntos a evaluar es el tema de la publicidad dirigida a niños. “Se sigue trabajando en el tema, cuando esté listo lo vamos a presentar”, afirmaron desde la secretaría, aunque no pusieron nueva fecha.

En esta propuesta del sector privado, que es promovida por la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), 13 grandes empresas –que son las que concentran el 80% de la pauta publicitaria dirigida a niños- firmaron en forma voluntaria un compromiso que consiste en no publicitar para chicos de menos de 12 años alimentos que no cumplan con determinados criterios nutricionales que fueron establecidos para su categoría -hay 9 grupos- o, en el caso de los productos que no puedan ser encuadrados en ninguna categoría, cuando supere las 200 calorías por porción individualmente envasada.

Para establecer los criterios nutricionales, las empresas acordaron utilizar la iniciativa Pledge de la Unión Europea y adaptarla a las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA), y allí se establecen los límites máximos de tres nutrientes críticos (sodio, azúcares y grasas saturadas) que pueden tener los alimentos para poder ser publicitados. Aquellos que superen esos valores, no podrán publicitarse en programas cuya audiencia supere en un 35% a chicos de menos de 12 años.

Según informaron desde COPAL, el criterio de 12 años sigue los lineamientos internacionales que en base a investigaciones científicas se determinó que los chicos de entre 6 y 12 años "entienden la intención de una publicidad, pero no han desarrollado una visión y comprensión crítica. A partir de los 12 años, los niños desarrollan una comprensión crítica de la publicidad", afirman.

La propuesta supone que las empresas que hayan suscripto tengan un plazo de 12 meses para adecuarse. Una vez cumplido el plazo -en octubre de 2019- comenzará un proceso de auditorías y monitoreos para controlar el cumplimiento del compromiso.

"Este compromiso lo hacemos por la responsabilidad que tenemos con la sociedad. No es un acto de soberbia sino de humildad", dijo durante la firma de compromiso Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal. Del acto participó el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

Con esta información desde COPAL se desarrolló una propuesta que aplicaran las empresas que hayan suscripto en un plazo de 12 meses.  Las publicidades dirigidas a niños menores de 12 años deben promocionar productos que cumplan con las características nutricionales basadas en guías alimentarias con evidencia científica y en consenso entre los sectores público, privado y académico. Habrá un plazo de adecuación para las empresas y luego auditorías externas y monitoreos para controlar el cumplimiento de cada uno de los puntos.

"La propuesta de autorregulación publicitaria de alimentos y bebidas dirigida a niños tiene un propósito fundamental que es proteger al menor a la exposición cuando no tiene la capacidad de discernir sobre sus hábitos de vida", señaló Carla Martin Bonito, directora ejecutiva de COPAL. "El rol de los padres es fundamental en la educación nutricional de los chicos. El objetivo es no interferir en ese proceso", agregó.

Desde la Fundación Interamericana del Corazón (FIC), que vienen trabajando en el tema de la publicidad dirigida a niños, advierten que esta medida por sí sola "no es suficiente". "Está demostrado y los organismos internacionales lo dicen en sus propios documentos de estándares que la autorregulación no ha sido suficiente y por eso se insta a los Estados a avanzar con las regulaciones", dice a Clarín Lorena Allemandi, directora del área de política de alimentación saludable de FIC. Y agrega que desde el sector público "si bien hay voluntad, termina faltando decisión política. Lo mismo está pasando con el etiquetado frontal. Hay voluntad, sobre todo de parte del área de Salud, pero no se traduce en una acción concreta", cerró.

Fuente