Sociedad

Arabia Saudí: Le proponen a una activista la libertad a cambio de negar que ha sido torturada

Loujain al Hathloul “ha sido brutalmente torturada y acosada sexualmente”, según una de sus hermanas.

activistaarabia

Crédito: Benoit Tessier / Reuters

Arabia Saudí habría propuesto a la destacada activista Loujain al Hathloul, en prisión desde mayo de 2018 por su lucha a favor de los derechos de la mujer en el país, un acuerdo por el que sería puesta en libertad a cambio de negar las torturas que su familia y oenegé han denunciado que ha sufrido.

Loujain, cuyo nombre figura para el Premio Nobel de la Paz, fue detenida junto a otras activistas feministas en el marco de una campaña de arrestos contra defensores de los derechos humanos en el reino y la Fiscalía General las acusó en un primer momento de “socavar la seguridad, la estabilidad del reino y su paz social y dañar su unidad nacional”.

Lina al Hathloul, una de las hermanas de Loujain, publicó hoy en su cuenta de Twitter la propuesta, a pesar de temer que esta revelación pueda afectar a la activista presa. “Se le ha propuesto a Loujain un acuerdo: negar la tortura y ella será libre. Por lo que ocurra certifico, una vez más, que Loujain ha sido brutalmente torturada y acosada sexualmente”, escribió Lina.

También su hermano Walid al Hathloul divulgó algunos detalles sobre el supuesto trato en su cuenta oficial de Twitter. Según Walid, la Seguridad del Estado saudí visitó a Loujain en prisión recientemente y le pidieron que firme un documento por el cual se comprometería a aparecer en un vídeo negando las torturas y el acoso, como parte del acuerdo para liberarla.

“Nuestro acuerdo inicial con la Seguridad del Estado fue que ella firmara un documento en el que ella negaría haber sido torturada. Y es por eso que hemos permanecido callados en las últimas semanas. Pedirle que aparezca en un vídeo y negar las torturas no es una demanda realista”, añadió.

Walid relató que las autoridades realizaron tres visitas a Loujain: en las dos primeras ofrecieron a Loujain firmar un documento, pero en la tercera presentaron “una petición adicional para que aparezca en un vídeo”, lo que ha empujado a la familia a denunciarlo. Hasta el momento, las autoridades saudíes no han reaccionado a estas revelaciones.

Anteriormente, las denuncias de sus parientes ayudaron a que las autoridades detuvieras las torturas que supuestamente estaba sufriendo Loujain en prisión, tal y como dijo a Efe una fuente relacionada con su familia hace algunos meses.

Desde fuera de Arabia Saudí, sus hermanos denunciaron públicamente que la activista había sido “golpeada, fustigada, electrocutada y acosada de manera habitual” en la prisión de Dhaban, en la ciudad costera de Yeda, tras su arresto en mayo de 2018.

Hasta el momento, Riad no ha anunciado oficialmente los cargos a los que se podrían enfrentar y la información sobre el destino de las activistas se basa en los informes de ONG.

De acuerdo a la ONG Human Rights Watch, las mujeres podrían enfrentarse a cargos por violar la ley del cibercrimen, que prohíbe “producir algo que dañe el orden público, valores religiosos, moral pública, la santidad de la vida privada”, así como “enviar y almacenar” dicha información “en una red de información”, por lo que podrían ser condenadas a hasta cinco años de cárcel.

Varias mujeres activistas han sido liberadas provisionalmente en los últimos meses, como Iman al Nafjan, Aziza al Yousef o Hatoon al Fassi, a la espera de que se dicte sentencia.

Aunque Mohamed bin Salman, príncipe heredero y hombre fuerte del reino desde junio de 2017, ha concedido algunos derechos a las mujeres, como acceder a determinados puestos de trabajos o a estadios deportivos y conducir un vehículo, no ha alentado la represión contra los activistas.

Las féminas todavía están sometidas al régimen de tutela del varón, que tiene que autorizar a sus parientes mujeres para realizar trámites administrativos como casarse. Ahora, de acuerdo a una reforma legal del 1 de agosto, las mujeres mayores de 21 años podrán obtener su pasaporte y viajar fuera del país, así como registrar a sus hijos, aunque los más críticos han señalado que no se aplica a jóvenes que en los últimos meses han huido del país.

Fuente