Sociedad

Apostasía: ¿Por qué muchos católicos renuncian a la Iglesia?

En Argentina los bautizados en desacuerdo con la postura frente al proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Foto: Facebook CAEL

Foto: Facebook CAEL

Aunque el término apostasía no es nuevo, muchas personas lo escucharon por primera vez a raíz del debate por el proyecto de legalización del aborto, que reactivó otro tema controversial como es el de la separación de la Iglesia y el Estado.

Durante la histórica jornada del miércoles 8 de agosto en el Senado de la Nación, que concluyó con mayoría de votos en contra del aborto legal, organizaciones como la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) instalaron puestos en las inmediaciones del Congreso invitando a "apostatar".

"La apostasía tiene tantas definiciones como religiones existen. Dado que ninguna es más válida que otra no prestamos atención a ninguna de estas definiciones. Proponemos la apostasía en el sentido de darse de baja de la Iglesia Católica", se lee en el sitio web www.apostasiacolectiva.com.ar, donde, además, explican que el trámite se realiza enviando una carta de renuncia a la diócesis (distrito eclesial) donde la persona haya sido bautizada, además de ofrecer modelos de textos para armar la carta.

En la página de Facebook de este sitio, el miércoles 8 anunciaron que durante la jornada de debate por la sanción de la ley la web tuvo 10 veces más visitas de las que recibía mensualmente en 2017.

Formalmente, para la Iglesia Católica no existe trámite que permita anular la condición de católico otorgada por el bautismo. El catecismo, texto que compila la doctrina, establece que la celebración del bautismo "establece una alianza irrevocable" y que el ritual "imprime en el cristiano un sello espiritual indeleble", de modo que el mismo no puede ser revertido.

En un discurso que dio en el programa televisivo Claves para un Mundo Mejor, el arzobispo de La Plata, Monseñor Héctor Aguer, sostuvo: "El bautismo es imborrable y también el acta de bautismo es imborrable. Lo que se puede llegar a hacer es anotar, al margen del acta, así como se anota el casamiento o la confirmación que esa persona apostató formalmente de la fe cristiana, y hay un procedimiento ordenado por el derecho canónico para establecer esa decisión".

Fuente