Amnistía Internacional (AI) reprochó este martes a la Policía alemana no haber introducido mejoras en los diez años transcurridos desde el descubrimiento de una célula neonazi que asesinó a diez personas.

policia-alemana

"La Policía no ha aprendido lo suficiente del complejo NSU (en referencia al nombre de una célula terrorista neonazi) y sigue existiendo una gran necesidad de que el próximo gobierno actúe al respecto," señaló Amnistía Internacional.

Según subrayó la organización en un comunicado difundido a los medios, la serie de asesinatos racistas "más larga de la historia de la república federal" no fue descubierta gracias a investigaciones de la fuerzas de seguridad.

Markus N. Beeko, secretario general de AI en Alemania, criticó además que durante la reciente campaña electoral apenas hubiera referencias a la violencia de extrema derecha, como si el NSU y los atentados de Halle y de Hanau no se hubieran producido. Con ello hacía referencia al intento de atentado contra una sinagoga en la ciudad de Halle en 2019 y al ataque racista que en febrero de 2020 se cobró la vida de nueve personas en Hanau.

Fallas de la Policía

Este jueves se cumplen diez años del descubrimiento del grupúsculo Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU) el 4 de noviembre de 2011, después de que dos de sus miembros se quitaran la vida y una tercera se entregara a la policía.

El grupo terrorista actuó con impunidad durante más de una década y las investigaciones de los asesinatos estuvieron plagadas de fallos. "Tal y como está organizada hoy la Policía no parece probable que se pueda evitar un nuevo fracaso como el del complejo NSU", afirmó Philipp Krüger, experto de Amnistía para cuestiones de policía y derechos humanos, según el mismo comunicado.

La organización reclama que los mecanismos de supervisión de la Policía sean dotados con más competencias y recomienda además que los agentes reciban con más frecuencia formación en materia de antirracismo.

En los últimos años han sido desmanteladas varias de redes de policías ultraderechistas, implicados en amenazas a figuras de izquierdas y en tramas de preparación de posibles atentados. En mayo de este año, el ministro de Interior, Horst Seehofer, reconoció que la ultraderecha representa la principal amenaza para la seguridad de Alemania y constató que los delitos con esa motivación han alcanzado un máximo histórico.

Fuente

Noticias Relacionadas

El barbijo sigue siendo efectivo contra el COVID-19: usarlo reduce 53 % la posibilidad de contagio

Leer Nota

Argentina: por qué se desechan toneladas de alimentos aptos para el consumo y cómo evitarlo

Leer Nota

Denuncian que la evaluación de la UE del glifosato no es “objetiva”

Leer Nota

Emiratos Árabes compra 80 aviones de combate Rafale a Francia

Leer Nota