Amnistía Internacional (AI) condenó "el clima de impunidad" que prevalece en Irán por la muerte de personas bajo custodia, pese a que se han reportado más de 70 casos de este tipo en la última década.

Crédito: DW

Crédito: DW

"Las autoridades iraníes no han rendido cuenta por al menos 72 muertes bajo custodia desde enero de 2010, pese a informes creíbles de que ocurrieron a causa de torturas u otros maltratos o el uso letal de armas de fuego y gas lacrimógeno a manos de las autoridades" dijo la organización con sede en Londres.

El último caso documentado se refiere a un hombre de 31 años cuya muerte fue informada a su familia el 8 de septiembre por oficiales del ministerio de Inteligencia en Urmía, en la provincia de Azerbaiyán Occidental, dijo AI en un comunicado. "Informes de la muerte de Yaser Mangouri en circunstancias sospechosas exponen aún más cómo el clima prevaleciente de impunidad envalentonó a las fuerzas de seguridad a violar el derecho de los presos a vivir sin miedo", dijo Heba Morayef, directora de AI para Oriente Medio y el norte de África.

Evidencias de golpizas de guardias penitenciarios

El informe se publica luego de que el director penitenciario de Irán admitió en agosto que se dio un "comportamiento inaceptable" en una prisión de Teherán, luego de que videos publicados en el exterior parecieron mostrar actos de violencia contra los detenidos. Las imágenes de guardias penitenciarios agrediendo y maltratando a los detenidos habrían sido obtenidas por hackers que tuvieron acceso a las cámaras de vigilancia en la prisión de Evin, en Teherán.

AI dijo que las imágenes "ofrecen evidencia perturbadora de golpizas, acoso sexual y otros maltratos de presos a manos de funcionarios penitenciarios". Precisó que en 46 de las 72 muertes bajo custodia, fuentes informadas dijeron que fueron el resultado de "torturas físicas u otros maltratos a manos de agentes de inteligencia y seguridad o autoridades penales".

Otras 15 muertes fueron causadas por el uso de armas de fuego o gas lacrimógeno por parte de los guardias de prisión para contener protestas motivadas por los temores de seguridad ante el covid-19, dijo AI.

En los restantes 11 casos, las muertes se dieron en circunstancias sospechosas, pero no se obtuvieron detalles sobre las causas potenciales, agregó. "Las autoridades iraníes suelen atribuir las muertes bajo custodia al suicidio, sobredosis de drogas o a enfermedades, de manera apresurada y sin una investigación independiente y transparente", indicó la organización.

Fuente

Noticias Relacionadas

Exmilitares tomaron el Congreso de Guatemala para exigir una compensación económica

Leer Nota

Expertos advierten de la necesidad de “tomarnos en serio” el cambio climático

Leer Nota

La emergencia del cambio climático obliga a mirar al mar para reducir CO2

Leer Nota

Australia logra vacunar al 70% de su población

Leer Nota