Sociedad

Alberto, la inusual tormenta fuera de temporada

La primera tormenta de la temporada de huracanes de 2018 llegó antes de tiempo.

GETTY IMAGES

GETTY IMAGES

Se formó el viernes pasado, se le dio el nombre de Alberto y, desde entonces, generó lluvias intensas, fuertes vientos e inundaciones severas en zonas de México, Cuba y EE.UU.

Tres estados norteamericanos declararon situación de emergencia ante la inminente llegada del sistema meteorológico, que toco tierra finalmente el lunes en el extremo noroeste de Florida.

En Carolina del Norte, dos periodistas de un canal de televisión local fallecieron cuando cubrían los efectos de Alberto en la zona.

Antes de tocar tierra, las precipitaciones y marejadas generadas por Alberto provocaron fuertes inundaciones en el occidente y centro de Cuba, donde unas 5.000 personas fueron evacuadas, según reportes de medios oficiales.

En México, se dieron también lluvias intensas, principalmente en Chiapas, Yucatán y Quintana Roo, uno de los principales destinos turísticos del país.

Desde que tomó nombre el pasado viernes, los expertos han llamado la atención sobre lo "inusual" de la formación de Alberto.

Uno de los elementos que más llamó la atención de Alberto fue su formación "fuera de época", ya que se organizó justo una semana antes del 1 de junio, cuando oficialmente da inicio la temporada de huracanes en el Atlántico. Generalmente, en los cinco primeros meses del año, las temperaturas del mar son aún muy frías para permitir el desarrollo de estos sistemas. Según el meteorólogo Philip Klotzbach, de la Universidad Estatal de Colorado, desde 1950 solo se han reportado 14 tormentas en el Atlántico en el mes de mayo, 6 de ellas después de 2007.

 Alberto en datos

solo una tormenta subtropical registrada en el Atlántico ha estado más al sur que Alberto: se trató de Olga, que se formó también fuera de temporada en diciembre de 2007.

la presión central de Alberto llegó a los 991 hectopascales, la más baja para una tormenta con nombre formada en el Atlántico en mayo desde Alpha, en 1972.

Alberto ha sido una tormenta con nombre activa en el Atlántico por más de 3 días durante el mes de mayo (cuando pierden intensidad -vientos máximos sostenidos inferiores a 64 km/h- las tormentas se degradan a depresión y dejan de tener nombre. Se convierten en huracán, en cambio, cuando los vientos superan los 117 km/h).

Fuente