Sociedad

5 años sin Mandela

Fue el 5 de diciembre de 2013, a los 95 años, que el Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela falleció en su casa en la ciudad de Johannesburgo.

mandela

Nelson Mandela fue una figura trascendental del siglo XX, estuvo preso por 27 años, y fue el primer presidente de Sudáfrica en ser electo en comicios completamente democráticos. Su legado es reconocido como central en las luchas contra el racismo y la discriminación.

El aniversario por el primer lustro del fallecimiento del líder coincide a su vez con el año en que hubiera cumplido 100 años. Así, 2018 ha sido un año marcado por los homenajes en Sudáfrica, desde celebraciones de su legado hasta conmemoraciones de su deceso.

En Qunu (sureste de Sudáfrica), localidad natal de "Madiba", los vecinos y autoridades organizaron una marcha por la paz que partirá desde la que fuera su residencia. Se espera también la presencia de políticos sudafricanos y familiares del Nobel de la Paz, quienes también presentarán sus respetos ante la tumba del líder.

Por su parte, la Fundación Mandela tiene prevista una charla en la que se analizará cómo los medios de comunicación narraron su fallecimiento y recordaron su vida en 2013. Sin embargo, el gran acto de esta entidad tendrá lugar el jueves; una conferencia en la que la escritora de origen nigeriano Chimamanda Ngozi Adichie será la principal ponente.

Nelson Mandela estuvo preso desde 1962 hasta 1990. Su status de preso político fue levantando perfil con el correr de los años, a tal punto que en un momento dado era considerado el preso más famoso del mundo. La contracara de esto era que, a su vez, era también el convicto menos reconocible del mundo: fue sólo nadie había una foto suya en más de 20 años.

"Me fui por unas largas vacaciones", solía decir Mandela cuando se le consultaba por su tiempo en prisión. Y si bien terminó sus días encarcelado en una prisión llamada Victor Verster, donde tenía acceso a radio, televisión, una pileta, y visitas irrestrictas, el comienzo había sido muy distinto.

En 1962 llegó a Robben Island, una isla cerca de Ciudad del Cabo, llamada así por la gran cantidad de focas que había tenido alguna vez (foca se dice robben en holandés). El régimen allí era muy duro: las celdas eran ínfimas, sólo tenían un balde, y no había acceso a ningún tipo de material de lectura. Mandela no claudicó en su vocación política, y organizó una protesta debido a las condiciones de la prisión. Debido a ello, terminó en confinamiento solitario numerosas veces.

Mandela pasaría 18 de sus 27 años preso en Robben Island. Cuando volvió al lugar en 1994, Mandela afirmó que "las heridas invisibles" eran mucho más difíciles de curar que las que podían ser tratadas por un médico. En ese sentido, se refirió a la muerte de su madre, y la de su hijo mayor, ambas ocurridas durante su tiempo en Robben Island. En ninguno de los dos casos se le dio permiso para asistir a los servicios fúnebres.

El 2 de diciembre pasado se llevó a cabo el principal evento para conmemorar el centenario del nacimiento de Mandela: el festival musical Global Citizens, el cual contó con las actuaciones de Beyoncé, Ed Sheeran, Jay-Z, Chris Martin y Pharrell Williams, entre otros.

Fiel al espíritu de Mandela, los asistentes que no habían logrado comprar sus entradas podían conseguirlas sumando puntos a través de unos 5 millones de actos solidarios, como donar sangre, firmar peticiones para exigir medidas a los políticos o ayudar en campañas de recogida de basura y de prevención del sida.

Por el escenario también pasaron jefes de Estado como Paul Kagame (Ruanda) o Julius Maada Bio (Sierra Leona) y líderes de organismos internacionales como el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, o la vicesecretaria general de la ONU, Amina J. Mohammed, que anunciaron programas y aumento de fondos para mejorar en áreas como la educación o la sanidad.

Paralelamente, a través de las redes, personalidades como la canciller alemana, Angela Merkel, o el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, anunciaban también compromisos millonarios en respuesta al llamamiento de este festival.

Hasta la ex Primera Dama estadounidense Michelle Obama aprovechó la celebración de esta edición del Global Citizen -que se celebra anualmente en Nueva York con la erradicación de la pobreza como principal mensaje- para mandar un mensaje de homenaje a Mandela.

 Fuente