Salud

Primer transplante de riñón entre pacientes VIH positivo

Una mujer de Atlanta se convirtió en el primer donante de riñón VIH positivo del mundo.

Crédito: CNN español

Crédito: CNN español

Los cirujanos de Johns Hopkings Medicine en Baltimore transfirieron el órgano de la mujer a un receptor que también es VIH positivo, según un comunicado del centro médico. Tanto el donante como el receptor, que desea permanecer en anónimo, se encuentran bien.

Nina Martínez, una consultora de salud pública de 36 años, contrajo el VIH a las 6 semanas de edad en 1983, cuando recibió una transfusión de sangre en los años previos a que los bancos de sangre comenzaran las pruebas de rutina para detectar el virus. El VIH daña el sistema inmunológico e interfiere con la capacidad del cuerpo para combatir los organismos que causan enfermedades.

A pesar de su enfermedad, el espíritu de Martínez es invencible.

“Realmente quiero que la gente reconsidere lo que significa vivir con VIH”, dijo desde su cama del hospital dos días después de su operación. “Si alguien es la prueba de que puedes vivir toda una vida con el VIH, esa soy yo. He estado viviendo con el VIH durante 35 años, casi la duración de la epidemia en Estados Unidos“.

El Dr. Dorry Segev, profesor en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y el cirujano que realizó la operación de Martínez, dijo que la cirugía histórica es “realmente una celebración de la atención médica [del VIH] y su evolución”.

Hasta 2013, Estados Unidos no permitió las donaciones de órganos de personas VIH positivo, dijo Segev: “Estaba viendo morir a personas con VIH en nuestra lista de trasplantes, y nos estaba viendo rechazar a todos los posibles donantes, ya sean muertos o vivos, porque tenían VIH “.

Nadie consideró factibles los trasplantes de donantes de VIH debido a dos preocupaciones: el virus en sí puede dañar el riñón y los antirretrovirales, los medicamentos que controlan el VIH, son tóxicos para el riñón. “Tuvimos que demostrar que ciertas personas con VIH podrían ser lo suficientemente saludables para ser donantes de riñón y vivir con un solo riñón”, dijo Segev.

Según explicó Martínez, a medida que las personas viven más tiempo con el VIH, experimentan más insuficiencia renal relacionada con la presión arterial alta, la diabetes y las enfermedades del corazón. “Debido a que las personas que viven con el VIH se ven afectadas de manera desproporcionada por la duración de la espera en la lista para recibir un órgano, si estás viviendo con el VIH, tienes casi el doble de probabilidades de fallecer mientras esperas un riñón”, dijo.

La aprobación de la Ley de Equidad en la Política de Organismos del VIH (HOPE) en noviembre de 2013 permitió a los investigadores realizar estudios de trasplantes de órganos de donantes VIH positivos a receptores VIH positivos. La ley no otorga un estado de prioridad a los pacientes con VIH, pero proporciona un grupo de donantes específicamente para las personas que viven con el VIH.

Martínez se mostró desconcertada cuando la Ley HOPE se convirtió en ley porque entendió que se usaría principalmente para permitir que pacientes fallecidos con VIH se conviertan en donantes de órganos. Este fue el caso cuando, en 2016, Johns Hopkins realizó el primer trasplante de VIH a VIH del mundo.

Hasta esta cirugía el lunes, se habían realizado unos 100 trasplantes de VIH a VIH en Estados Unidos, pero todos ellos incluían donantes fallecidos.

Fuente