Salud

Nuevo informe relaciona las dosis bajas de aspirina con el sangrado en el cráneo

Según un nuevo informe, tomar aspirina en dosis bajas para prevenir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares se asocia con un mayor riesgo de sangrado en el cráneo en personas sin antecedentes de esas afecciones.

aspirina

Los investigadores analizaron datos de 13 estudios previos en los que más de 130.000 personas de 42 a 74 años, que no tenían antecedentes de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular, recibieron aspirina en dosis bajas o un placebo para la prevención de estas afecciones.

Una aspirina se define típicamente como una dosis baja si se encuentra entre 75 y 100 miligramos, pero la mayoría de las pastillas de venta libre son alrededor de 81 miligramos.

Las personas que tomaron el placebo tenían un riesgo de 0,46% de sangrado en la cabeza durante los períodos de prueba combinados. De acuerdo con el estudio, para los que tomaron aspirina en dosis bajas, el riesgo fue de 0,63%, el equivalente a 2 adicionales de cada 1.000 personas que desarrollan una hemorragia, publicado este lunes en la revista JAMA Neurology.

Las personas de orígenes asiáticos y aquellas con un índice de masa corporal menor de 25 tuvieron el mayor riesgo.

Tomar una aspirina de dosis baja todos los días antes se había recomendado para adultos mayores debido a su capacidad conocida para evitar que las plaquetas formen un coágulo. En las personas que tienen depósitos de grasa en sus arterias, conocidas como placas arteroescleróticas, las placas pueden desprenderse y desencadenar la coagulación, obstruyendo el flujo de sangre al corazón o al cerebro.

Aunque la aspirina en teoría detendría este proceso, estudios previos habían ofrecido pruebas contradictorias sobre si la prescripción aumenta el riesgo de sangrado en el cráneo, explicaron los autores de la nueva investigación.

Tres estudios grandes recientes concluyeron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para adultos mayores sanos. En el peor de los casos, puede aumentar el riesgo de sangrado interno y muerte prematura.

A la luz de esta evidencia, la aspirina ya no se recomienda como una medida preventiva para los adultos mayores que no tienen un riesgo alto o una enfermedad cardíaca existente, de acuerdo con las pautas anunciadas en marzo por el American College of Cardiology y la American Heart Association .

“Los médicos deben ser muy selectivos en la prescripción de aspirina para personas sin enfermedad cardiovascular conocida”, dijo en un comunicado Roger Blumenthal, cardiólogo del Johns Hopkins, quien fue uno de los presidentes de las directrices de marzo. “Es mucho más importante optimizar los hábitos de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina. La aspirina debe limitarse a las personas con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y con un riesgo muy bajo de sangrado”, dijo.

Fuente