Salud

Nace 1 bebé por semana con VIH porque sus padres no saben que son portadores

Tres de cada 10 personas que tienen el virus aún no lo saben. Especialistas dicen que hay que mejorar los controles durante el embarazo.

hiv

A pesar de que el acceso a la salud es gratuito en Argentina, así como el examen y los tratamientos para el VIH, tres de cada diez personas que tienen el virus en el país no lo saben y el 35% se entera que es portadora en un estadio tardío, según los últimos datos del Boletín sobre VIH, Sida e ITS del Ministerio de Salud de la Nación.

La falta de diagnóstico y de los controles necesarios durante el embarazo lleva a que no baje en Argentina la tasa de transmisión de madre a hijo. “Se mantiene cercana al 5% en los últimos años. El objetivo es que se reduzca a menos de 2%”, explica Miguel Pedrola, director científico para Latinoamérica y el Caribe de AHF (Aids Healthcare Foundation). Las cifras actuales indican que nace alrededor de un niño con VIH por semana.

La transmisión perinatal- detalla el Boletín de la cartera de Salud- pasó de un 4,9% en 2013, ese año nacieron 56 niños con HIV; a 5,1%, con 42 nenes positivos en 2016.

“Lo trágico es que está todo disponible pero existe un núcleo duro al que no llegamos. Hay igualdad en cuanto al derecho de acceso pero no equidad porque, por ejemplo, se le exige a la persona que esté a las 4 de la mañana para sacar un turno y no todos pueden hacerlo”, explica Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped y ex presidente de la Sociedad Internacional de Sida.

Según el especialista, el sistema de salud debe implementar estrategias para facilitar y agilizar la asistencia. “La embarazada tiene que hacerse un examen de VIH en cada trimestre. A veces, esto no ocurre. Sería importante contar con exámenes rápidos para que las mujeres puedan chequearse en la consulta con su obstetra. En esos casos, el resultado está en 20 minutos”, sugiere Cahn y remarca que “otra clave tendría que ver con mejorar el servicio de turnos y la oferta horaria de atención. Para eso, se requiere inversión”, agrega.

“Con un tratamiento a base de antirretrovirales, el virus puede tornarse indetectable. Es decir, que la carga viral sea tan baja que no transmita el VIH ni a una pareja ni durante la gestación a su bebé”, suma Pedrola, que coincide en que hay barreras de acceso y fallas en salud. “Una de ellas tiene que ver con testear a la mujer embarazada y olvidarse de su pareja”, detalla Pedrola.

Fuente