Salud

Gracias a la telemedicina aumentan las detecciones tempranas de enfermedades en poblaciones alejadas

La Organización Mundial de la Salud define al telediagnóstico como “la presentación de servicios médicos en aquellos lugares donde la distancia sea un factor crítico, entregados por profesionales mediante equipos de telecomunicaciones”.

Crédito: Shutterstock

Crédito: Shutterstock

El telediagnóstico o diagnóstico a distancia crea redes de trabajo para que poblaciones alejadas o rurales sean asistidas por médicos especialistas, aumenta un 40% la detección “temprana y certera” de enfermedades, según aseguran profesionales que atienden con esa modalidad.

Por definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el telediagnóstico es “la presentación de servicios médicos en aquellos lugares donde la distancia sea un factor crítico (...) entregados por profesionales mediante equipos de telecomunicaciones”.

La telemedicina es una herramienta de amplia difusión en todo el mundo que -mediante prácticas de diagnóstico, tratamiento, prevención, educación y monitoreo de poblaciones vulnerables- comienza a brindar soluciones a los problemas de inequidad social, falta de acceso y de calidad a los servicios de salud que las ciencias médicas del siglo XXI imponen.

“La red pública de telemedicina es un desarrollo reciente, que pasó en pocos meses de doscientos mil beneficiarios a un millón y medio”, manifestó Luis Giménez, de la Secretaría de Coberturas y Recursos de Salud de la Nación, en representación del sector público. “La red pública de telemedicina no es un fin en sí misma sino parte de una estrategia, la CUS. Lamentablemente, hoy no es lo mismo enfermarse en uno u otro distrito”, agregó Alejandro López Osornio, director nacional de Sistemas de Información en Salud.

Desde una perspectiva académica, la Marisa Aizenberg, directora académica del Observatorio de la Salud de la Facultad de Derecho de la UBA, afirmó que “la salud digital implica nuevos derechos y deberes digitales. Por eso existe una imperiosa necesidad de regular ciertos vacíos”.

Conectada desde Massachusetts, la médica del Massachusetts General Hospital Patricia Musolino comparó la perspectiva de ambos países: “A nivel de regulaciones, la situación en los EEUU no es muy distinta a la Argentina. Para hacer telemedicina, cada hospital y cada estado requieren licencias y credenciales”.

En la mesa titulada Telemedicina de especialidades, la psiquiatra infantil experta en autismo y directora de Fundación Paanacea, Alexia Ratazzi, afirmó que “la tecnología derriba barreras geográficas. Hay familias que viven en localidades sin especialista en autismo y sin posibilidades de viajar. Antes de la teleconsulta, esos niños no tenían diagnóstico de autismo, en consecuencia no tenían tratamiento y su posibilidad de mejora era mínima”.

También participó del panel Viviana Parra, quien desarrolló la red de teledermatología de los hospitales públicos de Mendoza, que hoy incluye también al servicio penitenciario provincial. “La dermatología es tal vez la especialidad que más puede beneficiarse de la práctica de la telemedicina. Es muy simple: en nuestro caso, todo se ve. La tecnología que usamos es bastante básica y accesible. Lo esencial era la voluntad”, concluyó.

Fuente