Salud

Glutamato monosódico: un ingrediente que se debe evitar

Es importante comer saludable y equilibrado e incluir en la alimentación diaria una amplia variedad de alimentos donde deben predominar vegetales, frutas, fuentes proteicas, granos enteros y grasas saludables.

Salty snacks

Lo recomendable es adquirir los nutrientes de fuentes naturales y evitar consumir en altas cantidades productos procesados y/o refinados, sin embargo, con el estilo de vida actual puede ser complicado encontrar dicho equilibrio pues uno busca comer delicioso y saludable mientras se ahorra tiempo y dinero.

Darle un alza al sabor de los platillos y botanas o apertivos es la intención de muchos productos que encontramos en el supermercado y es precisamente ese el rol que cumple el aditivo alimentario Glutamato monosódico (GMS).

El GMS es un aditivo que ha estado presente en alimentos procesados desde hace varias décadas y su uso es bastante común, lo podemos encontrar en la mayoría de los productos salados como salsas, snacks, aderezos, sazonadores y muchos otros; éste es agregado con el propósito de aumentar la intensidad de los sabores al emplear menos sal.

Se podría suponer que es favorable puesto que disminuye el consumo de sal, la desventaja es que es utilizado en una amplia gama de productos que ingerimos a lo largo del día en las comidas, por lo que su consumo puede ser dañino por la frecuencia y cantidad con la que se ingiere, esto sin darse cuenta la mayoría de las veces.

GMS y comida china

Este problema es también conocido como "síndrome del restaurante chino". Involucra un conjunto de síntomas que algunas personas tienen después de haber ingerido comida con el aditivo glutamato monosódico (GMS). El GMS es con frecuencia utilizado en los alimentos preparados en los restaurantes chinos.

Hoy en día es requerido por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) indicar en etiquetas de los productos cuando el Glutamato Monosódico está presente, esto se debe a que al consumo frecuente de esta sustancia se le han atribuido ciertos síntomas como dolor de cabeza, debilidad, mareos, palpitaciones, entre otros según algunos estudios. Sin embargo, se necesitan más investigaciones científicas al respecto.

Aumento de peso y consumo de glutamato monosódico

Su consumo podría estar asociado con el aumento de peso moderado según un estudio publicado por Journal Clinical Nutrition en 2011.

En otra investigación en la que participaron 752 personas en China se observó un aumento de 0.61 del índice de masa corporal (IMC) por un consumo diario de 0.04 de onza en las personas que lo consumieron.

Así mismo, se ha visto que en dosis elevadas podría causar dependencia, ciertos problemas cardiovasculares y del sistema nervioso, tensión muscular, entre otras condiciones que podrían afectar la salud, así lo señalan varios estudios, no obstante se necesitan más investigaciones.

Por otro lado, también se ha asociado que estos problemas de salud afectan cuando las cantidades de GMS son elevadas y que depende de persona a persona dicha susceptibilidad.

Sin embargo, no hay evidencia que se compruebe hasta el momento que el GMS causa problemas serios a largo término en la población general.

Modera el consumo de productos con Glutamato monosódico

Lo recomendable es identificar qué productos de nuestra dieta regular lo contienen y moderar o eliminar el consumo de aquellos que lo contienen ene forma excesiva y no traen beneficios para la salud.

Empieza por leer las etiquetas de contenido nutricional para detectar en qué productos de los que consumes se encuentra el GMS. Y disminuye su consumo.

Así mismo, muchas empresas han optado por ofrecer mayor variedad de productos que no contienen GMS en favor a la salud de sus consumidores.

Fuente