Salud

Después de la condena a Monsanto hay esperanzas para víctimas del Agente Naranja

La condena de Monsanto a indemnizar a un jardinero estadounidense enfermo de cáncer ha reabierto el debate sobre una indemnización a millones de vietnamitas con secuelas por su exposición al defoliante Agente Naranja durante la Guerra de Vietnam.

Crédito: EFE/Eric San Juan

Crédito: EFE/Eric San Juan

El Gobierno de Hanói no ha dudado en reiterar que Monsanto, uno de los principales fabricantes del producto, “debe ser considerado responsable para compensar a las víctimas vietnamitas del Agente Naranja por el daño causado”.

La viceministra de Asuntos Exteriores, Nguyen Phuong Tra, señaló en una reciente rueda de prensa que el veredicto en agosto de un jurado de San Francisco que obliga a Monsanto a pagar 289 millones de dólares a Dewayne Johnson por los efectos dañinos del herbicida Roundup “es un precedente” que niega los argumentos anteriores de la compañía.

En 2004, la Asociación Vietnamita de Víctimas del Agente Naranja (VAVA) demandó en Nueva York a Monsanto, Dow Chemical y otras 35 empresas pero el tribunal desestimó el caso al considerar que no eran responsables del uso que se hiciera de sus productos y que las víctimas no podían demostrar que sus problemas de salud estuvieran ligados al defoliante.

Investigaciones médicas de Estados Unidos han vinculado la exposición a la dioxina, el letal veneno contenido en el herbicida, a 13 dolencias, incluidos varios tipos de cáncer y afecciones cardíacas, mientras que estudios realizados en Vietnam elevan la cifra a 17.

Según la Cruz Roja de Hanói, más de 3 millones de vietnamitas han sufrido secuelas por su contacto con la dioxina contenida en los 70 millones de litros de Agente Naranja rociados por las tropas de Estados Unidos.

Además, Vietnam estima que desde que terminó la guerra, más de 150.000 niños han nacido con deformaciones y limitaciones físicas por la exposición de sus padres o abuelos al veneno.

Para Quach Thành Vinh, abogado de VAVA, el veredicto crea un precedente y abre una nueva esperanza de compensación económica para las víctimas, que a menudo sobreviven cuidadas por sus familiares y con una exigua pensión de invalidez.

“No importa lo difícil y largo que sea nuestro caso, nunca nos vamos a rendir, en honor a los millones de víctimas vietnamitas”, dijo Vinh al periódico Vietnam News.

Nguyen Thanh Trung, director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Ciencias Sociales de Ho Chi Minh, explica a Efe que las víctimas contarán con el apoyo del Ejecutivo de Vietnam por las ventajas que una victoria judicial traería para todo el país.

“Vietnam cuenta con unos 3 millones de supuestas víctimas del Agente Naranja que suponen un gasto enorme para el Gobierno. La victoria en una demanda civil supondría un enorme beneficio. Sin embargo, deben de estar sopesando los pasos a seguir”, precisa.

Crédito: EFE/Mast Irham/

Crédito: EFE/Mast Irham/

El académico no cree que el apoyo explícito del régimen socialista a una demanda pueda socavar las relaciones bilaterales con Estados Unidos porque no se trata de un litigio entre dos estados.

“Vietnam podría emplear la misma táctica que en 2004: una asociación no gubernamental puede interponer una demanda contra las compañías químicas contratadas por Estados Unidos durante la guerra”, indica.

Trung tampoco cree que la colaboración de Monsanto con Hanói en el sector delos cultivos transgénicos suponga un obstáculo para el apoyo gubernamental a una posible demanda porque “si ganan, los beneficios superarían los de cualquier negocio que puedan tener con ellos”.

“La duda –prosigue- es qué estrategia seguirá el Gobierno de Vietnam. Creo que preferirían que Monsanto cooperase más con ellos antes de que se interponga una demanda”.

Por su parte, la compañía, adquirida este año por la farmacéutica Bayer, alega que fue el gobierno de Estados Unidos quien “estableció las especificaciones para fabricar el Agente Naranja y determinó cuándo, dónde y cómo era usado. Bayer sostiene en un comunicado remitido a Efe que “nunca suministró herbicidas al ejército de los Estados Unidos para su uso en Vietnam”.

“Los tribunales de los EEUU –insiste Bayer- han determinado que los contratistas en tiempos de guerra (como la antigua Monsanto) que produjeron el Agente Naranja a las órdenes del gobierno de los Estados Unidos y para el uso gubernamental durante la guerra no son responsables” de los daños causados.

Fuente: EFEverde