Salud

Coronavirus: La accesibilidad de las minorías complica el diagnóstico y tratamiento

Se trata de una realidad que recorre en planeta en cuestiones raciales, sociales, geográficas y económicas.

Crédito: EFE

Crédito: EFE

“Los efectos desproporcionados de la pandemia de COVID-19 en afroamericanos, latinoamericanos y nativos americanos no son imprevistos”, sentencia Michele K. Evans, especialista del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, de Baltimore, Estados Unidos, en un reciente artículo publicado por The New England Journal of Medicine.

Las desigualdades en salud, acceso a la atención médica y calidad de la atención están arraigadas en el sistema de atención médica de los EEUU, pero se demuestran a lo largo del planeta con diferentes matices. Pero, en general, no se trata de errores en los sistemas de salud.

Para Evans, “el sistema está funcionando tal como se creó para funcionar. Promueve malos resultados de salud para las personas de color como un legado inefable de la esclavitud”. En la ciudad de Nueva York y otras áreas metropolitanas importantes, las personas negras y latinas tienen una incidencia de COVID-19 sustancialmente mayor y tasas de mortalidad ajustadas por edad que los blancos. Los americanos y los nativos de Alaska tienen las tasas de hospitalización más altas ajustadas por edad, seguidos por los afroamericanos y las personas latinas.

La carga y el riesgo dispares asumidos por los afroamericanos en desastres de enfermedades infecciosas comenzaron en el nacimiento de la unión de los estados. Durante la epidemia de fiebre amarilla de Filadelfia en 1793, Benjamin Rush, médico y firmante de la Declaración de Independencia, creía, sobre la base de anécdotas, que los africanos tenían inmunidad innata. Informó esa creencia como un hecho, instando a los africanos libres a realizar enfermería y otras tareas municipales esenciales.

Los prominentes ministros negros Absalom Jones y Richard Allen lideraron el esfuerzo por cuidar a los enfermos y enterrar a los muertos, utilizando a los miembros de la Sociedad Africana Libre como trabajadores esenciales. Al final resultó que, los africanos murieron a tasas similares a las de los blancos. Sin embargo, Rush proclamó que los africanos tenían una “enfermedad más leve”, lo que influyó en el papel que se esperaba que desempeñaran en las epidemias de fiebre amarilla posteriores.

Un siglo después, la pandemia de COVID-19 descubre que los afroamericanos aún luchan con vestigios de esclavitud que se esfuerzan por calificarlos como una clase baja permanente. La pandemia es un recordatorio sorprendente de las desigualdades en la vida estadounidense impulsadas por el racismo estructural.

Muchos miembros de minorías marginadas y comunidades de inmigrantes son pobres, tienen dos o más condiciones coexistentes y residen en condiciones que impiden el distanciamiento social. Muchos llenan trabajos de primera línea que no se pueden hacer de forma remota. Estos trabajos, en transporte, respuesta a emergencias, atención médica y agricultura, son esenciales para una sociedad funcional pero pagan cerca del salario mínimo y no compensan a los trabajadores por los riesgos en los que incurren.

Los brotes infecciosos como COVID-19 son procesos dinámicos que acentúan las debilidades en nuestra estructura social y políticas sociales. Si bien las afecciones coexistentes más citadas asociadas con COVID-19 son la hipertensión, la diabetes mellitus y la obesidad, todas altamente prevalentes entre los afroamericanos, con frecuencia no destacamos las disparidades significativas en la enfermedad del sistema inmune que afecta a las comunidades afroamericanas y otras comunidades minoritarias. La prevalencia de las disparidades de enfermedades inmunes aumenta el riesgo de COVID-19 al acoplar una vulnerabilidad de enfermedad infecciosa en otra.

Las minorías generalmente se ven afectadas por enfermedades infecciosas a tasas desproporcionadamente más altas que el resto de la población. La desconfianza médica, el acceso limitado a la atención médica y otros factores conducen al diagnóstico tardío y al manejo subóptimo de las enfermedades infecciosas entre las poblaciones minoritarias vulnerables. Las tasas de morbilidad y mortalidad por VIH/SIDA en los Estados Unidos son más altas entre los afroamericanos, las personas latinas, los hawaianos nativos y los isleños del Pacífico. En 2018, los negros representaban el 13% de la población de los EEUU, pero el 42% de los nuevos diagnósticos de VIH / SIDA. La incapacidad de proporcionar atención de alta calidad para el VIH / SIDA entre las minorías aumenta su riesgo no solo de contraer COVID-19 sino también de malos resultados.

Unos 142 millones de personas, casi una cuarta parte de la población de la región de América Latina, están ahora mismo en riesgo de contraer el COVID-19, informó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. El número se basa en los datos de Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford que ha propuesto tres indicadores para capturar el riesgo de contagio en la región: la falta de acceso al agua potable, el uso de combustibles nocivos dentro de los hogares, y la desnutrición.

Una encuesta realizada por el PNUD a un millar de personas en Argentina y los informes de otras 15 oficinas del Programa en diferentes países de la región demuestran que los latinoamericanos además del miedo al contagio están muy preocupados por las consecuencias de las medidas de confinamiento.

“COVID-19 está teniendo profundas consecuencias en el panorama del desarrollo. Pero estos datos, de antes de la pandemia, son un mensaje de esperanza. Las historias de éxito anteriores sobre la forma de abordar las múltiples formas en que las personas experimentan la pobreza en sus vidas cotidianas pueden enseñarnos a reconstruir mejor y a mejorar las vidas de millones”, dice Sabina Alkire, directora de la iniciativa en la Universidad de Oxford.

En un informe publicado por el Centro para el Control de Enfermedades de España en ocasión del surgimiento de la pandemia se indica que es más probable que las personas de algunos grupos de minorías raciales y étnicas no tengan seguro médico, en comparación con las personas blancas no hispanas. El acceso a servicios de atención médica también puede verse limitado para estos grupos por muchos otros factores, como la falta de transporte, de servicios de cuidados infantiles o de la posibilidad de tomarse tiempo libre del trabajo, las barreras de comunicación e idiomáticas, las diferencias culturales entre los pacientes y los proveedores y la discriminación histórica y actual en los sistemas de atención médica.

Algunas personas de grupos de minorías raciales y étnicas dudan a la hora de buscar atención porque no confían en el gobierno ni en los sistemas de atención médica responsables por las desigualdades en los tratamientos y eventos históricos como el Estudio Tuskegee sobre sífilis no tratada en hombres afroestadounidenses y las medidas de esterilización sin consentimiento de las personas.

“Para extinguir el brote, debemos confrontar y aceptar nuestra responsabilidad individual y social de respetarnos y cuidarnos unos a otros -indica Evans en su artículo-. Debería ser vergonzoso para nosotros que el exceso de carga de COVID-19 entre los nativos americanos sea tan grave que Médicos sin Fronteras, una organización internacional de ayuda médica, se haya desplegado en la Nación Navajo. Hemos descuidado las necesidades médicas de esta población indígena. A menudo ofuscamos cuestiones de inequidad en la salud, desigualdad en la atención médica o disparidades en la salud al culpar a los factores conductuales, educativos, culturales y psicológicos. Pero necesitamos desambiguar estos factores y abordar las causas raíz”.

En el corto plazo, sugiere expandir las pruebas COVID-19 gratuitas basadas en barrios minoritarios, reducir el tiempo para informar los resultados de las pruebas, aumentar el seguimiento y la localización de contactos y proporcionar viviendas temporales sin costo para aislar a los pacientes no críticos y asintomáticos y también a personas con coronavirus que viven en condiciones densamente pobladas donde es probable la propagación.

Al mismo tiempo, los investigadores biomédicos deben incluir poblaciones representativas en los estudios de COVID-19. La carga desproporcionada de COVID-19 sobre las poblaciones afroamericanas, latinas y nativas americanas hace que sea éticamente insostenible realizar o publicar estudios que no aclaren si las variables que se estudian afectan a las minorías de manera diferente. Además, en previsión de una vacuna COVID-19, debemos abordar de inmediato las disparidades raciales y étnicas actuales en la vacunación de adultos para enfermedades infecciosas prevenibles, como hepatitis B, gripe y neumonía.

En la época de COVID-19, la prestación de atención médica se ha transformado dramáticamente por la implementación de la telemedicina. La brecha digital puede exacerbar las disparidades en el acceso y la calidad de la atención médica. Los practicantes necesitan atravesar esta división durante sus interacciones con los pacientes, reconociendo las barreras que pueden estar presentes en las poblaciones minoritarias.

La congresista Shirley Chisholm señaló una vez: “La mayoría de los estadounidenses nunca han visto la ignorancia, la degradación, el hambre, la enfermedad y la futilidad en que viven muchos otros estadounidenses. No se involucrarán en un cambio económico o político hasta que algo les traiga la gravedad de la situación“. De los 100 millones de personas que todavía viven en situación de pobreza multidimensional, más del 80 % sufren privaciones en, al menos, cinco de los 10 indicadores utilizados para medir la salud, la educación y la calidad de vida.

Fuente