Salud

Científica argentina demuestra que el test de HPV es más eficiente que el PAP para reducir el cáncer cérvicouterino

Se trata de dos estrategias médicas poderosas para combatir el cáncer y las evidencias se publicaron esta semana en la edición global de la revista especializada The Lancet. La investigadora del Conicet Silvina Arrosi encaró los estudios poblacionales desde la provincia de Jujuy.

UTERO

Ya en 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó al mundo a "poner fin al cáncer cervicouterino". Según cifras de la entidad sanitaria global, más de 72 mil mujeres fueron diagnosticadas con cáncer cervicouterino ese año en la región de las Américas y casi 34 mil fallecieron.

Este cáncer -catalogado como "una de las amenazas más graves para la vida de las mujeres"-, es causado por la infección del virus del papiloma humano (VPH o HPV en inglés), un virus de transmisión sexual. Si bien es un cáncer casi totalmente prevenible, el mayor problema actual es la desigualdad que existe para acceder al tamizaje, es decir, al método de búsqueda de posibles rastros de la enfermedad.

"El cáncer cervicouterino es inadmisible en el siglo XXI: no tiene razón de ser. Se asemeja a enfermedades antiguas como el cólera -asegura Silvina Arrossi, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES)-. Es el cáncer de la pobreza, de mujeres socialmente vulnerables, porque es el único que se puede prevenir de manera completa, incluso antes de que sea cáncer".

Arrossi está involucrada, desde hace más de diez años, en el diseño de una política pública para prevenir esta enfermedad basada en el "test de HPV". Hasta hoy, el método más extendido para detectar presencia de lesiones precancerosas es el Papanicolau: el estudio que, de manera generalmente anual, se realizan las mujeres en el consultorio ginecológico. Pero el test de HPV es una nueva tecnología para detectarlo, un método altamente sensible para detectar lesiones precancerosas, que además permite a las mujeres tomar a ellas mismas la muestra, sin ir al consultorio ginecológico.

De hecho, en base a los resultados preliminares de este proyecto que fueron publicados por el International Journal of Cancer en 2015, el Programa Nacional de Prevención del Cáncer Cervicouterino (PNPCC), dependiente del Instituto Nacional del Cáncer, extendió el test de HPV como política de salud pública a cinco provincias y hoy son ocho las que lo implementan en el sistema público de salud.

La prevalencia del virus HPV es particularmente alta en edades jóvenes, cercana al inicio de la actividad sexual, pero en la mayoría de los casos con la edad esa curva desciende y el virus desaparece: la mayoría de las personas lo eliminan a través de su sistema inmune de manera espontánea antes de los treinta años. Sin embargo, una parte de esa infección que las personas no logran eliminar se vuelve persistente: esa persistencia, si no se trata en el transcurso de los años, puede producir una lesión y terminar en un cáncer cervicouterino.

El test de HPV, que Arrossi defiende a capa y espada, es el método más efectivo para diagnosticar la presencia del virus: se realiza a la población de mujeres de treinta años y más. Las mujeres positivas en el test de HPV, pero negativas en el Pap, tienen que volver a realizarse un test de HPV a los dieciocho meses. "En Francia yo trabajé con el Dr. Sankaranayananan, uno de los científicos que demostraron la efectividad del test de HPV en un estudio randomizado implementando la prueba en India –cuenta Arrossi, científica repatriada en 2007-. Ese estudio demostró que, en la población en la que se aplicó el test, era efectivo para reducir la incidencia y la mortalidad del cáncer cervicouterino".

de Arrossi es un caso especial: luego de una vasta trayectoria por el mundo, regresó al país en 2007. Al mismo tiempo recibió la propuesta del entonces Ministerio de Salud para que se dedicara a la coordinación científica del Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino (PNPCC), relanzado en 2008. La científica aceptó y se trazó como objetivo producir evidencia científica para implementar y mejorar el funcionamiento y efectividad del PNPCC. Así, en 2011, propuso, junto al equipo del PNPCC, introducir el test de HPV: su experiencia en Francia le dictaba que era un test mucho más efectivo y ventajoso que el Papanicolau. Ese mismo año el país introdujo la vacunación contra el HPV, instalando una estrategia integral de prevención de la enfermedad.

"El test de HPV es una tecnología superadora basada en la detección molecular del virus, que es el principal factor causal del cáncer cervicouterino. La OMS lo incorporó a sus recomendaciones en el año 2005 en el marco de proyectos demostración, pero cuando nosotros empezamos aún había muy pocos ejemplos de investigación y de proyectos que lo hubiesen aplicado a nivel poblacional y programático para entender cómo debía funcionar un sistema de salud basado en ese test. Eso es lo que hicimos en Jujuy. El caso argentino fue un modelo para el mundo", explicó Arrossi.

La población de mujeres escogida fue la de Jujuy por ser en ese momento una de las provincias con mayor mortalidad por cáncer cervicouterino del país. El planteo fue el siguiente: si allí funcionaba la implementación del test, ello serviría para vislumbrar la posibilidad de introducir el test de HPV a gran escala. "Lo que hicimos fue introducirlo de manera programática, como política pública, de manera tal que pudiéramos evaluarlo y al mismo tiempo desarrollar todos los componentes para que sea efectivo". Entre esos componentes, estuvieron desarrollar los materiales de comunicación, capacitar a los proveedores de salud e instalar un laboratorio que centralizara el procesamiento de los tests y la lectura de las citologías e histologías. El laboratorio se instaló en el Hospital Pablo Soria de San Salvador de Jujuy.

"Los resultados del primer año mostraron el mismo nivel de detección y efectividad que los estudios que se habían realizado a nivel internacional. Tomando esos resultados como base, el año 2015 Instituto Nacional del Cáncer decidió ampliar el test de detección de VPH a todo el país, de manera escalonada". Primero se incorporó en las provincias de Misiones, Catamarca, Tucumán y Neuquén, posteriormente en jurisdicciones de la provincia de Buenos Aires, como La Matanza, Ituzaingó y Florencio Varela. En 2018 se incorporó el test de VPH en el sistema público de Chaco y Corrientes, y cuatro municipios más de la provincia de Buenos Aires.

En el paper publicado esta semana, se reflejan los resultados finales del proyecto demostración implementado en Jujuy entre 2012 y 2014, para evaluar la efectividad del test de HPV para detectar lesión precancerosa y cáncer en relación a lo que detecta el Papanicolau. "El Pap tiene problemas intrínsecos en su operación. Es un test subjetivo, muy operador-dependiente, que necesita cuestiones ligadas al control de calidad que son muy difíciles de lograr en nuestro sistema de salud. El test de HPV, en cambio, tiene una sensibilidad superior al noventa y cinco por ciento. Es un test objetivo, porque tiene un procesamiento automático. Una máquina que detecta si está presente el DNA del virus oncogénico o no", señaló Arrossi.

"Una de las ventajas del test de HPV es que las mujeres se lo pueden tomar ellas mismas, lo que representa un cambio de paradigma en el acceso al tamizaje. Las mujeres enfrentan todo tipo de barreras sociales, económicas y ligadas al funcionamiento de los servicios de salud. Pero entonces, la gran cuestión era si las mujeres iban a aceptar hacer esa toma vaginal".

"Como la autotoma implica la autoinserción de un cepillo en la vagina, pensamos que esto podía ser rechazado por las mujeres. Pero a la vez, si era aceptado, si ellas mismas podían hacérselo en su casa, eso podía cambiar dramáticamente el nivel de acceso al tamizaje y a la prevención de posibles lesiones precancerosas y cáncer", explicó la científica argentina.

Cuando el equipo llevó a cabo aquel estudio randomizado con clusters, se demostró que las mujeres aceptaban y en su gran mayoría preferían hacerse la autotoma, ofrecida por agentes sanitarios del sistema de salud jujeño dentro del sistema de atención primaria de la salud. "Las mujeres que se hicieron la autotoma fueron cuatro veces más que las mujeres que tuvieron que hacerse el test en un centro de salud sí o sí. Fue un éxito rotundo", recuerda Arrossi.

Casi una década después de que Arrossi comenzara con sus investigaciones para implementar el test de HPV en Argentina, países como Australia, Inglaterra, Estados Unidos, ya han incorporado el test a su sistema de salud. "Argentina fue realmente pionera en la implementación del test de VPH. Pero nosotros siempre decimos que el test no cura, lo que cura es un sistema de salud con una red de tamizaje, diagnóstico y tratamiento, que funcione de manera efectiva, responda a la necesidad de las mujeres, y que les permita a las mujeres cumplir todo el proceso. Lo que cura es el tratamiento", advirtió Arrossi.

Para ella, "hay que movilizar todos los recursos para garantizar la continuidad del test de HPV como política sanitaria y asegurar la provisión de los tests. Que se implemente de manera organizada y que verdaderamente sea una prioridad en la agenda de la salud pública del país –concluye-, porque el cáncer cervicouterino es un indicador de desigualdad de género y social en salud, y estamos en las puertas de una posibilidad histórica: la de eliminarlo y transformarlo en una enfermedad del pasado".

Fuente: INFOBAE