Salud

7 de abril: Día Mundial de la Salud

La cobertura sanitaria universal es el tema de este día. La OMS llama a los líderes mundiales para que adopten medidas concretas para mejorar la salud de todos

Foto: OMS

Foto: OMS

La cobertura sanitaria universal (CSU) se logra cuando existe una firme determinación política. Ello significa garantizar que todas las personas, en cualquier lugar, puedan tener acceso a servicios de salud esenciales y de calidad sin tener que pasar apuros económicos.

Los países que invierten en la CSU realizan una importante inversión en su capital humano. La cobertura sanitaria universal es una estrategia clave para avanzar hacia la consecución de otros objetivos relacionados con la salud y de desarrollo más amplios. Nos recuerda que debemos garantizar que cada persona recibe servicios de salud de calidad, donde y cuando los necesite, sin sufrir dificultades financieras.

Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud, indica que actualmente la totalidad de los habitantes de América, no consiguen beneficiarse de cobertura médica y acceso a los distintos servicios de salud.

Bajo el lema “Salud para [email protected]”,  que ha guiado a la Organización Mundial de la Salud durante setenta años, su sucursal para América busca garantizar el acceso universal a los servicios sanitarios públicos en un escenario donde, a nivel mundial, por lo menos la mitad de la población carece de de la atención sanitaria que precisa.

Esta situación provoca que millones de personas se vean abocadas a un gasto en salud que no se pueden permitir o les empobrece.

Los principales obstáculos para conseguir el objetivo de la cobertura sanitaria universal vienen condicionados por impedimentos físicos o geográficos, la capacidad económica, la deficiente calidad del servicio o la discriminación que pueden llegar a sufrir ciertos grupos de personas.

Por ejemplo, tres de cada diez personas en América no tienen acceso a servicios sanitarios por razones económicas.

“Otra barrera que existe es la financiera. La inversión pública en salud sigue bastante baja en algunos países. Los propios Estados Miembros de la OPS han decidido que el PIB para la salud alcance progresivamente un 6% pero seguimos alrededor de una media del 4%, lo que refleja que algunos países no están llevando a cabo esa inversión”, asegura el director de sistemas y sercivio de salud, James Fitzgerald.

Y agrega que, los recursos humanos, la falta de habilidades en la atención primaria y la segmentación del sistema también forman parte de los problemas de las zonas desatendidas.

Datos adicionales por el Día Mundial de la Salud

 La Constitución de la OMS indica que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”.

20 de las 35 constituciones de los Estados Miembros de la Organización Panamericana de la Salud recogen el derecho a la salud.

Unos 100 millones de personas se ven empujadas a la pobreza extrema (menos de 1,90 dólares al día) debido al pago de los servicios de salud.

Más de 800 millones de personas (casi el 12 por ciento de la población mundial) gastan al menos el 10 por ciento de su presupuesto familiar en gastos de salud para sí mismos, para un niño enfermo o para otro miembro de la familia.

3 de cada 10 personas no tiene acceso a la atención sanitaria por motivos financieros

Los países de las Américas invierten en salud un 3,8% de su riqueza (PIB), menos del 6% recomendado por la OPS

23 países de la región aumentaron sus inversiones en salud entre 2010 y 2014, pero el incremento fue inferior al de los cinco años anteriores

2 de cada 10 personas no buscan atención médica debido a barreras geográficas

5 países de las Américas asignan más de 6% de su riqueza (PIB) al gasto público en salud

Fuente