El Grupo de Trabajo Integracional sobre la Reunificación de Familias en Estados Unidos (Task Force, en inglés) publicó este martes su primer informe sobre la separación de niños durante la administración del expresidente Donald Trump. Según el documento, por lo menos 3.919 niños fueron separados de sus padres entre el 1 de julio de 2017 y el 20 de enero de 2021.

charlein-gracia--Ux5mdMJNEA-unsplash

Esto no es todo. Según el equipo de trabajo, 1.700 casos permanecen bajo investigación, lo que podría aumentar el número de niños que permanecen separados de sus familiares.

Cabe destacar que de los casi 4.000 niños que aparecen en el registro de separaciones, cerca de 1.800 se han reencontrado con uno de sus padres. Con los casos bajo investigación, el equipo de trabajo estima que podrían haber cerca de 2.000 niños que aún permanecen separados de sus familias.

“Durante demasiado tiempo, las familias han estado separadas bajo las políticas inhumanas establecidas bajo la Administración anterior. En las próximas semanas se reunificarán veintinueve familias que fueron separadas bajo la Administración anterior, además de las siete familias reunidas previamente en mayo. Brindaremos apoyo y servicios para que estas familias comiencen a reconstruir sus vidas”, dijo la Directora Ejecutiva del Grupo de Trabajo, Michelle Brané.

El trabajo de este equipo creado por el presidente Joe Biden para reunificar a las familias migrantes separadas avanza muy lento. Desde febrero, el grupo solo ha podido reunir a siete niños con sus familias, según el Departamento de Seguridad Nacional. La labor es titánica. ¿Por qué?

Primero hay que entender por qué Trump separó familias de migrantes en la frontera. En abril de 2018, el presidente Trump anunció la implementación de una política conocida como el programa de “tolerancia cero” para enfrentar la migración de indocumentados. La idea de esta política era que el Departamento de Justicia abriera procesamientos judiciales penales contra todos los adultos que cruzaban ilegalmente la frontera estadounidense. Así, miles de migrantes fueron a parar a cárceles federales.

Como los menores no podían ir a las cárceles federales como los adultos, estos fueron separados brutalmente de sus padres. El objetivo último de este proyecto de la administración Trump era enviar un mensaje: si cruzan las fronteras de manera ilegal separaremos a sus familias. Pero ahí no terminaba el drama.

Le recomendamos: Migración: el drama de los niños y las niñas migrantes que viajan sin compañía

Los niños fueron puestos bajo la supervisión del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Las organizaciones defensoras de los derechos humanos y los medios de comunicación comenzaron a publicar informes de las dramáticas condiciones en las que vivían estos niños: estaban viviendo en jaulas, hacinados, sin protección y, más importante que las anteriores, la separación de sus familias les había generado un gran trauma psicológico.

Según una evaluación hecha por el Physicians for Human Rights en 2019, esta situación constituían una tortura a menores que ya se habían enfrentado a un trauma por salir huyendo de sus países de origen por la violencia.

¿Por qué no se pueden reunir los padres y sus hijos?

Porque nunca hubo un plan para hacerlo. La política instalada por Trump no incluyó medidas que pensaran en el reencuentro de las familias, lo que condujo a una grave crisis de migración infantil, condenada por organismos nacionales e internacionales. Pero eso no es lo peor.

En 2019, las investigaciones realizadas por los demócratas a esta política encontraron que, aunque la administración Trump dijo que había dado inicio al programa en abril de 2018, este se desarrolló como un plan piloto antes, en el verano estadounidense de 2017, en El Paso, Texas.

El gobierno estadounidense no vinculó los datos de los menores con los datos de sus acompañantes en las bases de datos, dificultando la tarea de búsqueda. ¿Quieren saber algo dramático? Algunos de los niños tenían entre 4 meses y 5 años.

¿Dónde pueden estar los padres de estos niños?

Según la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) , los padres podrían estar en sus países de origen. Las búsquedas continúan, pero la pandemia obligó a suspender estas tareas de identificación. El presidente Biden las reanudó, pero la misión de reunificación no es nada sencilla.

“Si bien el Equipo de Tareas ha superado muchos de los obstáculos iniciales encontrados durante los primeros 120 días, siguen existiendo decisiones y desafíos clave. Lo más notable es que el Equipo de Tareas debe seguir abordando la ausencia de registros de separación de familias mantenidos por la Administración anterior”, se lee en el informe del grupo de trabajo.

El principal socio del grupo de trabajo para la reunificación ha sido la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), que lideró el impulso durante los años de Trump para denunciar las políticas de inmigración que separaban a las familias por la fuerza.

“Las ONG que han estado trabajando con las familias y la ACLU continúan desempeñando un papel fundamental en contactar a los padres y facilitar la reunificación con sus hijos”, se lee en el informe del grupo de trabajo.

Fuente

Noticias Relacionadas

Kamala Harris visitará la frontera sur, punto álgido en la realidad de la crisis migratoria

Leer Nota

Reino Unido incumple sus propios objetivos climáticos en vísperas de la COP26

Leer Nota

El cambio climático amenaza la dispersión de las plantas que realizan las aves

Leer Nota

Pese al clamor de la ONU y aun con Biden, EE. UU. mantiene el embargo sobre Cuba

Leer Nota