Medio Ambiente

Perú: Las empresas que limpien áreas contaminadas tendrán ventajas fiscales

El Gobierno de Perú estudia implantar un mecanismo que incentive a las empresas a limpiar áreas naturales contaminadas a cambio del descuento del coste de esa tarea de sus impuestos.

Foto: EFEverde

Foto: EFEverde

En una reunión con la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP), la ministra de Ambiente, Fabiola Muñoz, denominó “pasivos por impuestos” a esta “buena alternativa para poner más recursos que ayuden al Estado a resolver los pasivos ambientales”.

Además, confió en que el marco legal que regule este mecanismo pueda salir adelante como parte de las facultades legislativas otorgadas por el Congreso al Gobierno.

La ministra valoró que esta opción permitirá acelerar la limpieza de las zonas contaminadas, donde operan empresas que no son sus causantes, pero “son cosas que el Estado tiene que resolver de mucho tiempo atrás”.

Apuntó que esos pasivos son en gran medida la causa de la contaminación en personas.

Así es el caso de comunidades con altos niveles de metales pesados en su organismos como el plomo o el mercurio, producto de las actividades mineras en los Andes y en los ríos de la Amazonía.

Muñoz también consideró que existe consenso para que en los próximos meses el Congreso apruebe la ley que limita los productos de plástico y poliestireno expandido no reutilizables hasta eliminarlos de los comercios en 2021.

Deseó que el parlamento le dé prioridad una vez que retome las sesiones de su pleno tras el receso en el que se encuentra, ya que advirtió que unos cinco millones de peruanos comen cada día en envases de poliestireno expandido, conocido en Perú como tecnopor, elemento que es cancerígeno a temperaturas calientes.

También resaltó que la norma prohíbe de manera inmediata el uso de elementos de plástico en las áreas naturales protegidas y la entrega de envoltorios plásticos con los diarios o recibos.

Sobre la deforestación de la Amazonía peruana, Muñoz confirmó que el área deforestada en el año 2017 fue de alrededor de 143.000 hectáreas, la menor de los últimos cinco años, causada en su mayor parte por agricultura migratoria de cacao, café, palma aceitera y ganadería.

“La primera prioridad es mantener los recursos que tenemos. Tenemos un capital natural que debemos proteger y conservar. Realizar otra actividad económica en ese mismo territorio no puede implicar que el beneficio sea menor a la afectación”, indicó Muñoz.

La ministra de Ambiente reconoció que el país necesita “hacer un cambio y traer mejores jugadores al país”. “Yo sí sueño tener un país donde podamos desarrollar actividades productivas con altísimos estándares ambientales y sociales”, concluyó.

Fuente: EFEverde