Medio Ambiente

ONGs suspenden el plan de Barcelona para afrontar la crisis climática

Exigen al consistorio que se desvincule de los bancos que siguen apostando por las energías fósiles y que aplique una tasa por la contaminación de los coches.

barcelona

El movimiento en favor de la justicia climática, una red ciudadana integrada por diversas oenegés, considera totalmente insuficiente el plan presentado hace unas semanas por el Ayuntamiento para afrontar la crisis climática.

Los portavoces de esta entidad reclaman que el Ayuntamiento barcelonés establezca una reducción de emisiones en línea con los objetivos para detener el aumento de la temperaturas fijados en los informes de la ONU.

Asimismo, exigen que el consistorio se desvincule de las entidades bancarias que tienen intereses, inversiones o activos vinculados a los combustibles fósiles.

Marco Massetti, portavoz de estas organizaciones, criticó al Ayuntamiento por su falta de transparencia al no detallar cuáles son las vinculaciones que mantiene con las entidades bancarias que siguen apostando por los combustibles fósiles y cuál es su grado de colaboración e implicación con la banca ética. “Valoramos positivamente lo que se ha hecho, pero urge ir mucho más allá. Hay que encontrar las vías administrativas y políticas de acabar con la financiación de las energías fósiles”, explica Massetti.

La Xarxa pel Clima detecta aspectos positivos en el discurso del Ayuntamiento.

Valora especialmente el estudio de la reducción de vuelos cortos cuando haya alternativa ferroviaria, la promoción de dietas bajas en carbono en los comedores municipales y la promoción de los alimentos de proximidad en Mercabarna.

Sin embargo, sostienen que los planes del Ayuntamiento recogidos en su declaración de emergencia climática no pasan de ser “meras manifiestaciones de buena voluntad.

Lamentan, en concreto, que no aparezca el objetivo de reducir anualmente un 7,6% las emisiones de gases, como reclama un reciente informe de la ONU. “Y tampoco hay una oposición explícita a la ampliación del puerto y del aeropuerto”, señala María García, una de sus portavoces.

“ No se detalla la reducción de emisiones, ni calendario ni presupuesto para cada medida de mitigación. No es posible un seguimiento transparente de efectividad de las medidas sin un baremo de medida de las reducciones reales de cada una de ellas”, señalan estas entidades.

La Xarxa pel Clima la integran, entre otras entidades, Famílies For Future Barcelona, Fridays For Future Barcelona, Ecologistas en Acción y Rebelión o Extinción Barcelona.

Asimismo, censuran que el Ayuntamiento no hay recogido la demanda de creación de un organismo independiente que supervise de forma anual el cumplimiento de la reducción de emisiones comprometida. Proponen que este organismo esté formado por agentes sociales y expertos científicos independientes que representen el interés general.

“Falta una agenda para detener la ampliación de infraestructuras portuarias, aeroportuarias y viarias”, indican (ronda Litoral, la vía rápida soterrada desde la futura estación de Sagrera al nudo de la Trinitat...).

“Sin una oposición a la ampliación del aeropuerto la declaración de emergencia climática no es creíble”, dice María García.

En esta punto se reclama una reducción de las líneas de transporte marítimo, que “no aportan ningún beneficio a la ciudadanía, sino todo lo contrario; solo sirven a cuatro grandes compañías mundiales”.

También reclaman al Ayuntamiento una respuesta contundente al anuncio de Pedro Sánchez de invertir 1500 millones de euros en la ampliación del aeropuerto.

La Declaración de emergencia del Ayuntamiento –añaden- no presenta “ninguna medida estructural de reducción drástica del uso de los vehículos motorizados aparte de la aplicación de la zona de bajas emisiones”.

El mismo informe sobre los resultados de las emisiones de la zonas de bajas emisiones indica que ésta medida “será insuficiente”. Los movimientos reclaman que se aplique la tasa anticontaminación, “de demostrada efectividad”.

Laura Tomàs indicó, por su parte, que el “impulso a la generación de energía renovable en los edificios de vivienda y en los equipamientos municipales que se presenta equivale a transformar tan sólo un 1% de la electricidad”, lo que consideró totalmente “insuficiente”.

Respecto a la propuesta de electrificación del puerto sostiene que “es una cortina de humo, un acción a 8 años vista”, carente de relieve “si no va acompañada de la promoción de las energías renovables”.

En otro orden de cosas, reclaman al Ayuntamiento un cambio en el modelo de gestión de residuos (que sea activo en reclamar la introducción del sistema de depósito y retorno de envases al comercio).

“Para que el cambio de modelo sea creíble, el Ayuntamiento debe definir un plan de cierre de la incineradora con fecha límite y objetivos de reducción anuales de los residuos destinados a incineración”, añaden.

Fuente