Medio Ambiente

Naciones Unidas pide "la misma unidad y determinación" contra el cambio climático que contra el coronavirus

El secretario general de la Organización Meteorológica reclama que la pandemia no sirva de excusa para dejar de reducir los gases de efecto invernadero.

crisisclimatica

La extrema gravedad de la pandemia por el Covid-19 justifica la total atención de los ciudadanos, gobiernos e instituciones internacionales pero esta circunstancia no debe hacer olvidar la igualmente extrema gravedad de la crisis climática, según ha reiterado el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas, en una declaración con motivo del Día Meteorológico Mundial (23 de marzo) y el Dia Mundial de Agua (22 de marzo).

”El mundo debe demostrar la misma unidad y determinación en la acción climática y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que para contener la pandemia del coronavirus”, ha detallado Taalas.

“El cambio climático afecta en gran medida el agua que, a su vez, incide en el desarrollo sostenible y la seguridad. Pero, a diferencia de lo que sucede con la información sobre el aumento de las temperaturas que se coordinada internacionalmente, los datos sobre los recursos hídricos son incompletos y están dispersados, recuerda la OMM en su declaración oficial.

La declaración oficial de este 23 de marzo no lo indica pero diversas fuentes de la ONU han mostrado su preocupación por los efectos negativos y paralizantes que puede tener la pandemia del Covid-19 en el seguimiento de los compromisos de lucha contra el cambio climático, incluida la preparación de la próxima cumbre mundial (COP-26) prevista para el mes de diciembre en Glasgow (Reino Unido).

El Día Mundial del Agua y el Día Meteorológico Mundial están dedicados este año de forma conjunta al agua y el clima y, en ese contexto, la ONU reclama que la comunidad internacional siga avanzando en la defensa del clima y el agua, aunque reconocen que esta acción se ha complicado “en el contexto actual de la pandemia del Covid-19”.

El Día Meteorológico Mundial pone de relieve la contribución fundamental que aportan los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales a la seguridad y al bienestar de la sociedad. Esta labor se lleva a cabo las 24 horas, sin interrupción, pese a las dificultades y limitaciones que ocasione la actual pandemia.

”Sentimos los efectos del cambio climático principalmente a través del agua: más crecidas, más sequías y más contaminación. Al igual que los virus, estos choques climáticos y relacionados con el agua no conocen fronteras naturales”, dijo el Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas.

”El mundo debe demostrar la misma unidad y determinación en la acción climática y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que para contener la pandemia del coronavirus”, añadió.

”Los cambios en la distribución mundial de las precipitaciones están teniendo importantes repercusiones en muchos países. El nivel del mar aumenta a un ritmo cada vez mayor debido a la fusión de los glaciares más grandes, como los de Groenlandia y la Antártida. Ello está exponiendo las zonas costeras y las islas a un mayor riesgo de inundación y a la sumersión de zonas bajas”, explicó el señor Taalas.

“El agua es vida”, recuerda la OMM haciendo suya una frase conocida mundialmente. En promedio el ser humano no puede vivir más de tres días sin ella. En medio de la pandemia del Covid-19, alrededor de 3 000 millones de personas en todo el mundo carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos, lamenta la ONU.

Más de 2 000 millones de personas viven en países que sufren un gran estrés hídrico, y unos 4 000 millones padecen una grave escasez de agua durante al menos un mes al año. De aquí a 2050, la demanda mundial de agua dulce aumentará entre un 20 % y 30 % respecto del nivel actual.

La mayoría de los ríos y las masas de agua dulce son transfronterizos, y las decisiones que un país adopte en relación con la gestión de recursos hídricos a menudo repercuten en otros países, de modo que el agua se convierte en una posible fuente de paz y de conflicto.

El cambio climático está afectando la cubierta de nieve y las “torres de agua del mundo”, es decir, la nieve y el hielo de las montañas que alimentan las fuentes de agua dulce, señala la OMM. El derretimiento de importantes glaciares se viene produciendo durante más de tres decenios, según informan servicios internacionales de vigilancia, lo que está llevando a un aumento de los peligros a corto plazo, como los deslizamientos de tierras y las avalanchas, y a una disminución a largo plazo de la seguridad hídrica para las generaciones futuras.

Actualmente un porcentaje mucho mayor de la precipitación anual se concentra en episodios de precipitación extrema en lugar de distribuirse de manera más uniforme a través del año, potenciando así el riesgo de crecidas repentinas, uno de los desastres naturales más mortíferos.

En muchas partes del mundo, la distribución de las precipitaciones estacionales se está volviendo más errática, lo que afecta a la agricultura, la seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de personas.

En la Declaración sobre el estado del clima mundial en 2019, producida por varios organismos y coordinada por la OMM, se afirma que tras un decenio durante el que se registró una disminución constante de los niveles de hambre, esos niveles vuelven a aumentar —más de 820 millones de personas sufrieron hambre en 2018.

La situación de la seguridad alimentaria se deterioró notablemente en 2019 en algunos países del Gran Cuerno de África a causa de los fenómenos climáticos extremos, los desplazamientos, los conflictos y la violencia. Marzo y abril fueron meses con condiciones extraordinariamente secas y, posteriormente, entre octubre y diciembre, se produjeron lluvias inusualmente intensas y crecidas, que contribuyeron a la peor invasión de langostas del desierto en décadas.

De acuerdo con la declaración sobre el clima, entre enero y junio de 2019 se contabilizaron más de 6,7 millones de nuevos desplazamientos internos provocados por crecidas y ciclones tropicales en el sudeste de África, el sur de Asia y el Caribe. Según las previsiones, esa cifra aumentaría de 17,2 millones en 2018 a cerca de 22 millones en 2019. De todos los peligros naturales, las crecidas y las tormentas fueron los que más provocaron desplazamientos.

La gestión del suministro de aguas superficiales y la reducción de riesgos de desastre se apoyan en los datos hídricos y climáticos. Estos incluyen cálculos de la frecuencia y la duración de precipitaciones intensas, la precipitación máxima probable y el pronóstico de crecidas.

Y aun así, cuando se hace hoy más necesaria que nunca, la capacidad para pronosticar, vigilar y gestionar los recursos hídricos es inadecuada y está fragmentada.

El agua y el clima son elementos esenciales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el conjunto de 17 temas transversales que adoptó la comunidad internacional en 2015. A diez años de 2030, el año fijado como plazo para alcanzar las metas, la OMM está redoblando sus esfuerzos.

”Es preocupante que el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, que se centra en el agua limpia y el saneamiento, esté tan lejos de cumplirse”, se lamentó el señor Taalas.

El Día Meteorológico Mundial se celebra cada 23 de marzo para conmemorar la entrada en vigor, el 23 de marzo de 1950, del Convenio por el que se estableció la Organización Meteorológica Mundial.

Fuente