Medio Ambiente

Meteorología extrema expone a mayor vulnerabilidad a población del norte de Costa Rica

Fenómenos meteorológicos extremos hacen más vulnerables a más de 250.000 personas que viven en la zona norte de Costa Rica, fronteriza con Nicaragua, según un estudio publicado este miércoles por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

silivan-munguarakarama-cysoTr6W5UA-unsplash

El informe “Descripción de riesgo ante eventos hidrometeorológicos extremos en el norte de Costa Rica” realizado de forma conjunta por el PNUD con el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) y el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA), demuestra que los cambios en el clima fragilizan las actividades productivas que son motores de la economía en esas regiones, como turismo, agricultura, ganadería y pesca.

Fenómenos meteorológicos

“El reto futuro de producción en estas áreas, exige una verdadera estrategia de adaptación que no solo contemple la variación climática esperada y la tendencia observada, sino la integralidad y realidad del sector, movido por motores de cambio como el turismo, la venta de servicios y la expansión urbanística”, explicó el agrónomo del IMN y responsable del estudio, José Alberto Retana.

El documento expone los riesgos climáticos en 40 distritos del norte y la relación entre las condiciones de pobreza, las oportunidades de desarrollo, la disponibilidad y uso adecuado de los recursos naturales como elementos que inciden sobre la vulnerabilidad de más de 250.000 personas frente a estos riesgos.

Para la zona de estudio se espera un aumento en la intensidad de tres agentes erosivos: temperatura, lluvia (déficit) y viento. Las mayores variaciones se presentarían en algunas zonas, que actualmente forman parte del corredor seco nacional.

Según explicaron las autoridades, el territorio costarricense se encuentra expuesto a gran cantidad de amenazas naturales asociadas a su ubicación.

Datos oficiales indican que entre 2014 y 2016 el Pacífico Norte enfrentó una intensa disminución en el régimen de lluvias, generando un periodo de sequía, mientras que el huracán Otto en 2016, la tormenta Nate en 2017 y las lluvias intensas asociadas a los huracanes Eta e Iota en 2020 han causado grave destrucción en infraestructura de comunicaciones, vivienda y servicios públicos.

Riesgos por el cambio climático

“El cambio climático plantea grandes retos, desde la presión sobre la seguridad alimentaria y la disponibilidad de agua potable hasta la misma salud de las personas. La acción determinante de los gobiernos locales y organizaciones de base es esencial para hacer nuestras economías más sostenibles y nuestras sociedades más resilientes, justas y equitativas”, afirmó el representante residente del PNUD, José Vicente Troya.

La investigación comprende los cantones de Upala, Los Chiles y Guatuso de la provincia de Alajuela, (zona norte) y Hojancha, Nicoya, Santa Cruz, La Cruz, Cañas, Liberia y Carrillo de la provincia de Guanacaste (Pacífico norte).

“En todos los cantones estudiados, la conformación del grupo en mayor riesgo se caracterizó por una alta población infantil, carencia de albergue digno, seguido de carencia de conocimiento y carencia de recursos; y entre la población con alguna discapacidad física o mental, los problemas de visión y las dificultades para caminar fueron los más frecuentes”, manifestó Retana.

El estudio fue desarrollado en el marco del proyecto Fortalecimiento de Acueductos Comunales en el Norte de Costa Rica, implementado en Costa Rica por el PNUD en alianza con el AyA, el Ministerio de Ambiente y Energía y es financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

Fuente