Los ministros de Medioambiente de los países de la Unión Europea (UE) han respaldado la estrategia de adaptación al cambio climático a largo plazo de la Comisión Europea, que propone incluir el medioambiente en las políticas macrofiscales y una dimensión internacional de la crisis climática

guy-bowden-lVDnLUACI18-unsplash

“El Consejo reconoce la importancia del nexo entre el clima y el agua y destaca el importante papel de las soluciones basadas en la naturaleza en la construcción de la resiliencia climática, ayudando a mantener o mejorar la biodiversidad, así como a proteger y restaurar los ecosistemas”, indican las conclusiones aprobadas por los ministros.

El texto, que ofrece apoyo político al trabajo de la Comisión, secunda también que se mejore la “recopilación e intercambio de datos” en materia climática, así como “el intercambio de conocimientos sobre los impactos climáticos y su adaptación”.

Las capitales invitaron al Ejecutivo comunitario “a estudiar cómo se pueden medir y gestionar los riesgos relacionados con el clima en las finanzas públicas y a desarrollar un marco que fomente el uso de seguros” contra esos riesgos.

Los ministros reconocieron también el “importante papel de la construcción de la resiliencia climática en la recuperación económica de la pandemia de covid-19” y confirmó el compromiso de la UE y sus Estados miembros de “seguir aumentando la movilización de la financiación climática internacional”.

La estrategia de la Comisión pretende alinear a la UE con el Acuerdo Climático de París para limitar el aumento de la temperatura media mundial a final de siglo por debajo de 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, con la recomendación de no superar 1,5 grados.

Las estimaciones más conservadoras que maneja Bruselas apuntan a que una subida de las temperaturas de 3 grados provocaría pérdidas anuales de al menos 170.000 millones de euros.

Una adaptación “inteligente, sistémica y rápida”

En su intervención relativa a esa estrategia, que España respaldó, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, destacó que el plan permitirá una adaptación al cambio climático “más inteligente, sistémica y rápida”.

No obstante, pidió poder “contar cuanto antes con un calendario (…) con indicadores propios” para dar seguimiento a esa estrategia.

También participó en el debate el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de Murcia, Antonio Luengo Zapata, en representación del conjunto de las comunidades autónomas españolas, quien aseguró que es “imprescindible” la colaboración entre “las regiones y los entes locales” con las instituciones comunitarias en materia de cambio climático.

Luengo destacó como “restos clave” a abordar el hecho de que “los efectos del cambio climático afectan de manera desigual a diferentes países y regiones” y subrayó, en particular, el impacto en territorios insulares y zonas costeras de incendios forestales, sequías, inundaciones y plagas.

Por ello, el consejero murciano pidió que se identifiquen las distintas áreas en la UE en función de su grado de “vulnerabilidad” a los efectos del cambio climático y pidió a la Comisión Europea que elabore un “enfoque por sectores económicos de los impactos”.

Fuente

Noticias Relacionadas

Marruecos y la luz verde a la legalización del cannabis medicinal

Leer Nota

Los pinos europeos se adaptan a las variaciones climáticas, según un estudio

Leer Nota

La sequía en México se debe al fenómeno de la celda de Hadley

Leer Nota

La mayoría de los ríos del mundo se secan una vez al año

Leer Nota