Medio Ambiente

La expansión del aceite de palma pone en riesgo a los primates africanos

Los estudios apuntan que podrían necesitarse 53 millones de hectáreas adicionales para su cultivo en 2050, señalando a África como posible destino.

Crédito: Glowimages / Getty

Crédito: Glowimages / Getty

El aceite de palma es el más utilizado en el mundo, ya que se utiliza tanto en alimentos procesados, como en muchos productos cosméticos y de limpieza. Por ello, sus plantaciones comerciales son las más extensas del mundo.

Aunque se produce a partir de los frutos de la palma africana (Elaeis guineensis), el 85% de las plantaciones de aceite de palma de todo el mundo están ubicadas en el sudeste asiático, en Indonesia y Malasia. Esto ha pasado factura a dichos territorios, que han vivido episodios de deforestación masiva, dañando gran parte de su ecosistema autóctono, en particular a las poblaciones de orangutanes de la isla de Borneo. Pero no es la única parte del planeta que podría sufrir sus letales consecuencias.

A pesar de asociar el consumo del aceite de palma con problemas de salud y con consecuencias graves por el medio ambiente, los estudios indican que podrían necesitarse 53 millones de hectáreas adicionales para su cultivo en 2050, de los cuales 44 millones se destinarían a alimentos y 9 millones para combustible. Esto significaría casi cuadruplicar el área en comparación con los 20 millones de hectáreas dedicadas en 2015 a este sector.

Esta expansión podría ser en gran parte en África, donde estas plantaciones ya están presentes en pequeña escala y en forma de negocio familiar, poniendo en peligro su biodiversidad y en especial a la supervivencia de los primates africanos. Lo afirma un estudio de la Universidad de Clark, en Massachusetts, cuyo objetivo era saber en qué medida las plantaciones de palma aceitera eran compatibles con la preservación de estos primates, a los que considera vitales para el mantenimiento de la composición de los ecosistemas forestales.

La investigación destaca que la plantación de este producto a gran escala en el continente africano pondría en peligro las 193 especies de primates registradas, con el agravante de que el 37% de los que viven en el continente y el 87% de las que habitan en la isla de Madagascar están clasificadas como “en peligro” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Este es el caso de muchos monos, como el chimpancé, el bonobo, los mandriles, los macacos de Gibraltar, etc.

Los resultados de la investigación no fueron muy favorables. Según expone, de los aproximadamente 30 millones de km2 de África (3 mil millones de hectáreas), solo el 9% son apropiados para este cultivo, principalmente en una zona de Costa de Marfil a la RDC y en una parte de la costa este, en Tanzania y Mozambique, más el norte de Madagascar. Sin embargo, de este total, una pequeña porción de solo 130,000 hectáreas podría combinar alto rendimiento y bajo impacto en los primates.

Fuente